MANNUCCI - SPORTING CRISTAL

Sheput y Lobatón se despiden de Cristal esta noche en Trujillo

La presentación oficial del Mannucci en la Noche Tricolor servirá para que los dos mediocampistas, ídolos del Cristal, se despidan de su hinchada.

Sheput y Lobatón se despiden de Cristal esta noche en Trujillo

La calurosa noche de Trujillo tendrá cuatro colores: blanco, azul, rojo y celeste. El Carlos Mannucci presentará a su equipo oficialmente ante su afición en la Noche Tricolor, pero también será la ocasión para que Sporting Cristal, el rival de turno, despida a dos de sus grandes ídolos de la última década. Renzo Sheput, quien culminó su carrera en el cuadro trujillano, y Carlos Lobatón, retirado, como Sheput, en la última temporada de la Liga 1, serán homenajeados en el estadio Mansiche.

¿Por qué en Trujillo? Además del mencionado paso de Sheput por el Mannucci, porque el equipo celeste es sumamente popular en la ciudad norteña. Es muy probable que haya tantos hinchas de Cristal como del cuadro carlista en el estadio, lo que garantizará que el partido sea una fiesta para las dos aficiones.

Sheput y Lobatón nacieron en el año 80, y, en distintas medidas, han sido de los jugadores más talentosos que han pasado por tienda rimense en los últimos tiempos. La carrera de Carlos ha sido sin duda más exitosa: no se movió del club desde el 2004, jugó en la selección, marcó goles importantes de celeste y de blanquirrojo y se metió en la historia grande de Sporting Cristal.

Sheput, por su lado, siempre fue considerado como el jugador talentoso que no aprovechó al máximo ese talento. Su apodo -'el Pincel'- respondía a su magistral golpeo de zurda, culpable de algunos de los mejores goles de la década en el fútbol peruano. De ahí que el desaparecido y muy querido periodista Daniel Peredo le llamara, de cariño, 'si quisieras' Sheput.

Renzo jugará un tiempo con el Mannucci y otro con el Cristal. Lobatón tendrá minutos con la camiseta que defendió por 15 años. Esta será una noche muy especial en Trujillo, tanto para celestes como para tricolores y de eso, finalmente, se trata el fútbol: de celebrar, de festejar, de estar juntos en paz.