CORONAVIRUS PERÚ

Coronavirus: quién es María Antonieta Alva y cuál es su papel en la crisis del Covid-19

La mujer más joven en dirigir el MEF es la encargada de liderar el plan de contención y reactivación de la economía en plena pandemia.

Coronavirus: quién es María Antonieta Alva y cuál es su papel en la crisis del Covid-19

El Perú es una paradoja. María Antonieta Alva Luperdi, la ministra de Economía y Finanzas (MEF), lo sabe. Es un país que vive una suerte de bonanza económica que la mayor parte de su población no disfruta. Es, de cierto modo, un Estado fallido, que no llega allí donde se le necesita. Todavía joven, es una democracia débil, corrupta, informal. Durante los últimos 20 años, el caballo de batalla de los gobiernos ha sido justamente el ministerio que dirige Alva que, a sus 35, es la mujer más joven en liderar esa cartera.

"Creo que en este país las personas todavía no valemos lo mismo. Y mientras funcione así, no vamos a salir adelante", dijo, en entrevista para El Comercio, pocos días después de asumir como ministra. Su visión de la economía y la política, algo distanciada -pero lo suficientemente cerca para no ser tildada de populista- del neoliberalismo que impera desde el nuevo milenio en el Perú, es sin dudas una bocanada de aire fresco. Más pensar en los pobres y en el desarrollo que en seguir ahorrando.

Una década en el Estado

María Antonieta Alva tiene 35 años, pero le importa poco. “Es verdad que soy joven, que soy mujer, pero creo que eso no suma ni resta. Soy una persona que ha trabajado diez años en el sector público”, afirmó en la entrevista citada. Empezó a trabajar en el MEF en el 2007, pasó por el Midis, el Minedu y volvió en el 2017 como Directora General del Presupuesto Público. A los 33 años.

Cuando asumió el cargo, parecía tener un plan interesante de cara al bicentenario, un plan de reestructuración de algunos temas importantes y de estabilización de otros. Había diseñado, junto a Martín Vizcarra, una suerte de salida suave y triunfal de un Gobierno anómalo, inesperado.

Es curioso cómo ahora casi todas las declaraciones de principios de este año suenan ridículas. Alva, magíster en Administración Pública en Harvard, hablaba de un 2020 de estabilidad para dejar los lineamientos económicos que encaminaran al país al 2021. Todo sonaba bastante bien, hasta que llegó el 2020 y, con él, la pandemia.

90 mil millones de soles para la crisis

“El impacto económico no tiene precedentes y el plan económico que tenemos que aplicar es un plan sin precedentes”, indicó Alva antes de anunciar una noticia que terminaría dando la vuelta al mundo. En el plan de contención de la crisis provocada por el coronavirus, el Gobierno invertirá 90 mil millones de soles (alrededor de 26.4 mil millones de dólares).

El dinero -12 puntos del PBI- se está invirtiendo en equipamiento, infraestructura, contratación de personal, bonos para las familias más vulnerables, medidas fiscales, todo en pleno estado de emergencia y con una economía absolutamente detenida, como la del mundo entero.

Es el plan económico más ambicioso de la región -como han destacado varios medios internacionales-, lo que también termina siendo una paradoja: ¿Cómo un país con tanto dinero se lo ha estado guardando en vez de invertirlo? ¿Por qué esperar a la crisis para invertir en doctores, en ciencia, en investigación, en salud, en educación a distancia?

Esto, claramente, no es culpa de Alva. Ella, por cierto, debe gestionar el presente sin dejar de mirar el futuro, que es lo que siempre preocupa, e intenta recordárnoslo cada vez que puede.

Freno de mano

En medio del estado de emergencia, el Congreso de la República ha pasado una ley para que los contribuyentes puedan retirar el 25% de los fondos de sus AFP. Una medida muy popular entre la ciudadanía pero bastante impopular en Palacio. La razón es simple, y Toni, como le dicen a la ministra, ha explicado por qué: “No es un buen momento para retirar recursos de los fondos. Sin embargo, entendemos que en esta situación hay muchas familias angustiadas, por lo que hemos aprobado una medida responsable que busca soluciones al corto plazo. No podemos hipotecar el futuro del país”, señaló.

La medida a la que se refiere Alva consiste en que cada aportante que no ha estado en planilla en los últimos seis meses puede retirar hasta 2 mil soles de su AFP por la emergencia. Es, sin dudas, bastante más conservadora que la del 25%, lo cual llevará a una inevitable pugna entre Ejecutivo y Parlamento. Como en los viejos buenos tiempos, antes de que llegara la pandemia.

Lo cierto es que el papel de María Antonieta Alva en la crisis es fundamental, y ha demostrado ser lo suficientemente madura y hábil para capitanear el barco en medio de la tormenta más fuerte del siglo. No ha temblado a la hora de soltar dinero y no lo hará hasta que todo se estabilice. Ha sabido comunicar de forma clara y honesta, un valor más bien escaso entre nuestros políticos. Y se ha ganado la confianza de casi todo un país. A los 35.