CORONAVIRUS PERÚ

Coronavirus en Perú: ¿qué pasará después de la cuarentena?

En principio, el confinamiento terminará el 26 de abril, pero está claro que el retorno a la rutina habitual será gradual y tomando todas las precauciones posibles.

Coronavirus en Perú: ¿qué pasará después de la cuarentena?
Renato Pajuelo ANDINA

Es natural que los ciudadanos del Perú y el mundo nos preguntemos insistentemente qué pasará después de la cuarentena. La ansiedad que genera el confinamiento es todavía más aguda para las familias que viven del día a día, que no tienen ahorros e incluso, en muchos casos, ni siquiera refrigeradores para subsistir por semanas sin tener que salir al mercado. Lo cierto, sin embargo, es que nada está claro: ni cuándo terminará la cuarentena ni cómo será la vida después.

El ministro del Interior, Carlos Morán, señaló hace algunos días que, una vez que termine la inmovilización social obligatoria, es muy posible que se pase a una fase de cuarentena focalizada: es decir, el confinamiento tendrá lugar en ciudades o regiones específicas o, incluso, para distintas poblaciones. Es probable, por ejemplo, que las personas mayores de 60 años o con condiciones preexistentes deban quedarse en casa un poco más de tiempo.

Sea cuando sea, el final de la cuarentena será gradual. Esto quiere decir que el Gobierno no 'liberará' a toda la ciudadanía para que vuelva a realizar sus actividades cotidianas de un día para el otro, porque eso solo provocaría una segunda ola de contagios y, por consiguiente, el colapso de hospitales y Unidadades de Cuidades Intensivos.

Lo que sucederá -como ya se viene dando en algunos países- es que algunos sectores (básicamente construcción, minería, sectores productivos importantes para la economía) empezarán a funcionar, pero la mayoría, no. No habrá clases presenciales, ni mucho menos actividades de ocio -ni deportes, ni cine, ni discotecas, ni teatros, ni conciertos- hasta nuevo aviso. El primer ministro, Vicente Zeballos, habló de la posibilidad de suspender dichas actividades hasta el próximo año.

Nuestra vida, como la conocíamos hasta antes de que llegara la pandemia, no volverá a ser igual. No hay ninguna duda de eso. Eso que llamábamos normalidad será reemplazado por otra normalidad, lo que implicará, sin duda alguna, un cambio de hábitos que supondrá un desafío para los peruanos y el resto de ciudadanos del mundo. Nada volverá a ser como antes.