ELECCIONES PERÚ

Elecciones Perú 2021: qué se sabe sobre la segunda vuelta y qué podría pasar

Pedro Castillo, del partido izquierdista Perú Libre, y Keiko Fujimori, del partido de derecha Fuerza Popular, lucharán por atraer a los indecisos.

Elecciones Perú 2021: qué se sabe sobre la segunda vuelta y qué podría pasar
AFP

Las Elecciones Generales 2021, en su primera parte, ya están llegando a su final con un panorama totalmente confirmado e inalterable: Pedro Castillo (Perú Libre) y Keiko Fujimori (Fuerza Popular) accedieron a la segunda vuelta por el sillón presidencial en el año del Bicentenario.

Al día de hoy, con el 98% de actas procesadas, Pedro Castillo lidera el conteo de la ONPE con un 19.085%; entretanto, Keiko Fujimori quedó en la segunda plaza con el 13.370%. Con esos resultados, la revancha electoral estará marcada por dos corrientes muy distintas: la izquierda radical contra la derecha populista.

Pedro Castillo, de maestro de escuela rural a aspirante a la presidencia de Perú

Pedro Castillo, de 51 años, es un maestro de escuela rural, sindicalista, conservador y de extrema izquierda, que intenta desafiar y modificar -radicalmente- el status quo de la capital del Perú e instaurar un nuevo eje en la nación.

Keiko Fujimori, hija del expresidente Alberto Fujimori, es una política conocida en todo el Perú por ser primera dama del Gobierno de su padre, congresista, líder del partido Fuerza Popular y dos veces candidata presidencial. Ella representa a la derecha y reivindica el modelo económico neoliberal al igual que la Constitución de 1993.

Keiko Fujimori intentará convencer a los indecisos con un discurso contra la izquierda radical

Escenarios predecibles

Con miras a la segunda vuelta de las Elecciones Generales 2021, Pedro Castillo se modifica y Keiko Fujimori se reafirma. La cara visible de los Fujimori confía en avanzar en este proceso de la mano del susto de la población por la izquierda radical, las alianzas con sectores de la derecha y con una estrategia directa para preseveras la economía de mercado.

Por otro lado, y para sorpresa de muchos, Pedro Castillo ha mostrado un rostro un poco más amable y conciliador, luego de que convocara un diálogo político con todas las fuerzas; aunque se presume que sería una estrategia de polarización. Sin embargo, sus propuestas como la estatización y descabezar organismos autonómos suponen un verdadero peligro. A ello se suma que se ha negado a firmar una hoja de ruta, por lo que da a entender que mantendrá firmemente sus convicciones de llegar a Palacio de Gobierno.