Las opciones de Gareca y la fe de Perú

SELECCIÓN

Las opciones de Gareca y la fe de Perú

Las opciones de Gareca y la fe de Perú

GUADALUPE PARDO

REUTERS

El técnico de la selección deberá hacer frente a las numerosas bajas para confeccionar el once inicial que se mida a Argentina.

 A tres días de uno de los partidos con más trascendencia en la historia reciente del fútbol peruano, hay algunas luces sobre la formación que enviará Ricardo Gareca para el duelo ante Argentina en la Bombonera.

Y es que, uno de los logros que hay que reconocerle al técnico argentino es haber logrado que los peruanos, luego de mucho tiempo, podamos conocer una formación base casi de memoria, tanto cuando juega de local, como cuando le toca ser visitante. Esta vez, no obstante, las circunstancias obligan a que todavía se cierna una sombre de dudas en algunas posiciones por las ausencias obligadas.

En la cita del jueves, Perú no podrá contar por suspensión, ni con el central Ramos, titular habitual en el Emelec de Guayaquil; ni con André Carrillo, hábil y desequlibrante extremo recientemente incorporado al Watford de Inglaterra y con valioso protagonismo en su nuevo club de la liga Premier; ni con Christian Cueva, el mediapunta de la gambeta en espacio reducido e importante cuota de gol del São Paulo brasileño; ni tampoco con Paolo Hurtado, el joven, veloz y potente atacante de todo el frente en el Vitoria Guimaraes portugués y sustituto natural, en la idea de Gareca, tanto para Carrillo como para Cueva. A ello debemos sumarle el caso Farfán, tocado en el músculo de la pierna izquierda en su último encuentro por Europa League con su equipo, el Lokomotiv de Moscú y a quien quieren esperar hasta la hora misma del partido.

Al inicio de la eliminatoria, era casi imposible intentar delinear un once peruano, peor aún sin cuatro o cinco de sus jugadores más importantes; hoy sin embargo, es posible acercarse a definir ese once y pensar inclusive que pueda tener ambiciones en su retorno a la Bombonera 48 años después de la gesta del '69.

Todo parece indicar que tras su recuperación y diez días de practicas en Lima a plenitud, Pedro Gallese está en condiciones de volver a la titularidad del arco. En la zaga no hay dudas ya: Corzo, Araujo, el central de Alianza, en sustitución de Ramos, Rodriguez y Trauco deben ser los cuatro. Una defensa que no debe ser evaluada solo desde lo individual sino, sobre todo, a partir de la armonía y coordinación colectiva que ha logrado en el transcurso de este proceso. Uno por uno, no rinden igual que los cuatro juntos y ese también es un importante avance.

La pareja de contención de Gareca se mantiene con Tapia y Yotún. El primero ha jugado recientemente como central en Feyenoord, posición distinta a la que ocupa con la franja roja; aunque en su caso, más valioso es saber que ha recuperado una continuidad que en meses anteriores no tenía. Su compañero, tras dejar el Malmoe sueco, ha mantenido su nivel en el Orlando City de la MLS con buen manejo y su excelente zurda para el primer pase de salida del equipo y pegada de media distancia que le han permitido asistencias y goles en todos sus equipos.

En la segunda línea de tres medios empiezan las dudas.

Si juega Farfán, hay dos opciones posibles: que éste último vaya como media punta por detrás de Guerrero, inamovible centrodelantero, con Edison Flores a su izquierda y Andy Polo del Morelia mexicano a su derecha. Polo es un joven extremo con menos desborde y profundidad que Carrillo y Hurtado, pero con gran recorrido con la banda para cumplir la función táctica de segundo lateral por delante de Corzo.

Si no juega Farfán se abre más de una posibilidad: o que Yotún pase a la posición de media punta por detrás de Guerrero y Sergio Peña, el hombre de contención del Granada español ocupe su lugar junto a Tapia; o que todo se mantenga igual, con la salvedad de que asome una idea de doble punta con Guerrero y Ruidíaz, goleador del Morelia y que se alternaría con Paolo en la posibilidad de jugar uno por detrás del otro.

Para cualquier selección enfrentar a Argentina de visita con posibilidad de éxito, es una tarea titánica, casi milagrosa. Con más razón si se sufre de tantas ausencias valiosas.

Hay algo, sin embargo, en lo que Perú aventaja al equipo de Sampaoli y no es un mero detalle: no tiene la jerarquía individual de los argentinos, pero sí tiene un equipo convencido, creyente en sus virtudes, consciente de sus limitaciones y con un funcionamiento que se va haciendo habitual.

En eso basa su fe el comando tecnico de la selección peruana y una afición que siente que este 5 de Octubre su equipo nacional puede seguir haciendo historia.

El camino nunca le fue fácil y no lo será en lo que resta; pero Perú aprendió a sufrir para ganar y tiene claro que a cada reto, le plantará cara sin complejos y con legítimas ambiciones. Después, como siempre, el desenlace seguirá dependiendo de los pequeños detalles y el fútbol seguirá siendo el reino de lo impredecible.

0 Comentarios

Normas Mostrar