LaLiga Santander
ATP 500 Basilea
Denis Shapovalov Denis Shapovalov
-
Marin Cilic Marin Cilic
-
Taylor Fritz Taylor Fritz
-
Laslo Djere Laslo Djere
-
Marco Cecchinato Marco Cecchinato
-
Henri Laaksonen Henri Laaksonen
-
Marius Copil Marius Copil
-
Ryan Harrison Ryan Harrison
-
Final WTA World Tour
EN JUEGO
Naomi Osaka Naomi Osaka
4
Sloane Stephens Sloane Stephens
4
Angelique Kerber Angelique Kerber
-
Kiki Bertens Kiki Bertens
-
Elina Svitolina Elina Svitolina
-
Karolina Pliskova Karolina Pliskova
-
Caroline Wozniacki Caroline Wozniacki
-
Petra Kvitova Petra Kvitova
-
Liga Colombiana II
Pasto DPA

-

Huila HUI

-

Liga Griega
Atromitos ATR

-

Asteras Tripolis AST

-

Liga Rumana
D. Bucarest DBU

-

FC Dunarea Calarasi DCA

-

Liga Turca
Trabzonspor TBZ

-

BB Erzurumspor BBE

-

NBA
Toronto Raptors TOR

-

Charlotte Hornets CHA

-

Boston Celtics BOS

-

Orlando Magic ORL

-

Milwaukee Bucks MIL

-

New York Knicks NYK

-

Minnesota Timberwolves MIN

-

Indiana Pacers IND

-

Dallas Mavericks DAL

-

Chicago Bulls CHI

-

Utah Jazz UTA

-

Memphis Grizzlies MEM

-

Portland Trail Blazers POR

-

Washington Wizards WAS

-

Los Angeles Lakers LAL

-

San Antonio Spurs SAS

-

Golden State Warriors GSW

-

Phoenix Suns PHX

-

Premier League
Serie A

El Madrid toca fondo

REAL MADRID-VILLARREAL

El Madrid toca fondo

Bale se lamenta por una ocasión perdida.

FELIPE SEVILLANO

Un gol de Fornals, a tres minutos del final, castigó su falta de portería. Cristiano malogró los mejores momentos del equipo. El Villarreal aguantó e hizo historia. Penalti no pitado por mano de Álvaro.

Madrid

El final de la primera vuelta deja al Madrid en el abismo, bajo la amenaza insólita de verse incluso fuera de los puestos de Champions. No le faltó al equipo la voluntad, pero se le han esfumado Cristiano, la fortuna e incluso el bueno ojo de los árbitros. A dos minutos del final, el Villarreal exprimió su desesperación. Hoy puede estar a 18 puntos del Barça en 18 partidos de Liga. Y el Submarino dejó para la historia su primer triunfo en el Bernabéu.

Pese al revés, el Madrid tuvo el comportamiento lógico de un equipo tan fuertemente endeudado con su afición. Empezando por Zidane, que puso al completo lo que anda sano de la primera unidad para probar que no hay plan de evacuación en la Liga. Y le siguió el equipo, que presionó con más codicia que nunca en una especie de efecto rebote tras las últimas caídas de tensión. 

Ese empuje obligado del Madrid, acompañado esta vez de un buen método, y el plan de prevención del Villarreal, que abandonó su rombo por un 4-2-3-1 más cauto, arrojó un abrumador dominio blanco, sólo empañado por esos intervalos sin movilidad que le hacen pasar largas temporadas a espaldas del área rival y por la pérdida de ángel de Cristiano, al que se le han cerrado súbitamente las puertas del cielo. Tres oportunidades clarísimas le salieron al paso y las tres se le fueron aplicando soluciones diversas: un remate picado fuera ante la salida de Asenjo, un martillazo al lateral de la red y un error con la puntilla en envío de Isco, al que llegó trastabillado por un toque de Mario Gaspar. Fueron discutibles la posición del malagueño y la acción del lateral de Villarreal. Para entonces ya le había quitado Undiano un penalti al Madrid, por mano invasiva e invasora de Álvaro.

Asenjo, decisivo

Pero, aun sin gol, el Madrid fue lo que se espera de él, con Isco como propulsor de su juego, con Kroos y Modric menos encogidos, especialmente el alemán, y con una zaga menos frívola y quebradiza. Nada se requirió de Keylor hasta el descanso, al que el Villarreal llegó entre súplicas. Asenjo, con dos grandes paradas, fue su clavo ardiendo. Pero Cristiano y Bale son delanteros de campo abierto y en partidos a 30 metros entran en hibernación.

Del descanso regresó un partido más abierto, anunciado con un disparo fallido de Cheryshev, relevo de Raba y que mandó a Castillejo a la derecha, en la cara de Keylor. Y esta vez Zidane también se avivó. En cuanto el partido se hizo de dos direcciones metió a Lucas Vázquez y Asensio. Se fueron Isco, siempre Isco, y Bale. Y el Madrid viró hacia el 4-3-3. Ninguna de las medidas, casi de emergencia, cambiaron los indicadores del partido. El asedio del Madrid fue cayendo en la montonía, con Cristiano confundido entre aquella multitud amarilla y con Castillejo en magnífica labor de desgaste. Y cuando el Madrid confundió el sentido del deber con la carga descamisada, le cazaron en una contra, resuelta en segunda instancia (a la primera falló Ünal, que pudo arrancar en fuera de juego), de vaselina, por Fornals. Esperar al PSG se va a hacer eterno. 

 

0 Comentarios

Mostrar