"El Mundial es lo mejor que les va a pasar en la vida"

SELECCIÓN

"El Mundial es lo mejor que les va a pasar en la vida"

"El Mundial es lo mejor que les va a pasar en la vida"

Nolberto Solano (Perú, 1974) es uno de los mejores jugadores que ha dado el fútbol peruano. Pese a ello, nunca disputó un Mundial. Ahora lo vivirá desde el banco.

Nolberto Solano (Perú, 1974) es uno de los mejores jugadores que ha dado el fútbol peruano. Pese a ello, nunca disputó un Mundial. Como ayudante de Ricardo Gareca trata de transmitir a sus discípulos lo importante que es esta cita y lo que les va a hacer crecer en lo personal. Jugó una final de Copa Libertadores con Sporting Cristal, fue nombrado mejor jugador de Sudamérica y compartió vestuario con Diego Armando Maradona antes de emigrar a Inglaterra. 'Ñol' repasa en esta conversación con Diario As lo que supone para Perú regresar a una cita mundialista.

¿Cómo se vive el hecho de disputar un Mundial?

Imagínate... Una sequía tan larga sin asistir al torneo más importante del fútbol como es un Mundial... Nos ha dejado a todos muy contentos. Sobre todo a Ricardo Gareca que es el que ha estado al frente de todo esto. Yo creo que, cuando él llega acá, debería ser el único que tenía confianza de que nos iba a llevar a Rusia. La verdad es que es que sabíamos que iba a ser un camino duro, que no se nos iba a dar fácil. Ni a las selecciones más poderosas del mundo se les da. Para nosotros sabíamos que iba a ser un reto muy duro y, al final, se nos dio. Tenemos que disfrutarlo muchísimo.

¿Cuando le pide Gareca unirse al proyecto?

Justo cuando él llega. Apenas toma las riendas del equipo me llama para incorporarme al cuerpo técnico. Me siento honrado de trabajar con él. Es un gran profesional, pero también una muy buena persona. Es un magnífico entrenador y no lo digo para hacerle la pelota... He tenido muchos entrenadores a lo largo de mi carrera y nunca había visto a alguien como él. A veces, de broma, le digo "Ricardo, ¿por qué no viniste 15 años antes" Y la verdad es que es un excelente profesional. Tiene un mérito importantísimo lo que ha hecho con nuestra selección.

Usted no pudo jugar un Mundial, ¿le transmite a los jugadores lo importante que es llegar a la competición?

Los chicos tienen que valorar esto a un millón. No se le da a todos. Se lo merecen, han hecho un gran esfuerzo. No tenemos jugadores de élite que juegan Champions o en la liga española donde hay muchos brasileños, argentinos, uruguayos... Yo creo que el Mundial es lo mejor que les va a pasar en la vida. Vas a jugar contra los mejores del mundo, vas a estar en el foco... Ojalá esto nos llene de ambiciones y podamos seguir creciendo para alcanzar metas más importantes. Con algunos he compartido vestuario cuando eran más jóvenes como Guerrero, Rodríguez... He tenido la oportunidad de jugar Champions League, en la Premier... Pero como dices, un Mundial es único y es lo que trato de transmitirles.

¿Cuando se da usted cuenta de que Perú puede llegar a un Mundial?

Las Eliminatorias Sudamericanas son muy duras. Mira Argentina... Creo que cuando remontamos ante Paraguay, después de ir perdiendo le dimos la vuelta y ganamos 1-4, fue un punto de quiebre para nosotros. Ahí yo me di cuenta que los jugadores habían conseguido un grado de madurez óptimo para el Mundial. Hicimos puntos muy importantes: ganar a Uruguay de visita, a Ecuador en Quito... Se dieron cosas que le hicieron a uno a creer en la posibilidad de clasificar.

Hay una base y algunos jugadores que entran y salen de la lista. ¿Cómo se van a ir definiendo esos posibles?

Es díficil cerrarse en algún momento. Esto no es un club en el que te entrenas día a día y tienes un plantel y ya está. Ricardo va a esperar hasta el final. Es una persona coherente y tiene una base de jugadores que se lo merecen. Tenemos que estar pendiente de los momentos que vienen los jugadores, de sus etapas... Luego también los jugadores no pueden aflojar. Eso pasa mucho, a veces inconscientemente se hace, se deja de pisar el acelerador, no se va muy fuerte a una entrada para llegar al Mundial... Partiendo de ahí hay que estar siempre a la expectativa. Se va a esperar hasta el final. ¿Quién arma algo en 20 o 25 días? Por eso es importante tener una base.

¿Cómo se gestiona desde el cuerpo técnico un caso como el de Guerrero?

A Paolo es al jugador que más seguimos. Dentro de todo lo negativo, no ha sido una rotura de ligamento o una lesión grave, sino que una sanción disciplinaria. Esperemos que empiece a jugar lo antes posible para que tenga ritmo para el Mundial. Es preferible que esté parado por eso en lugar de una lesión.

¿Están en contacto con él?

Ricardo está pendiente de lo qué hace, de lo qué no. Pero como con todos. Estamos encima de todos.

Usted jugó una final de Copa Libertadores en 1997. ¿Qué tiene que pasar para ver a un equipo peruano en esta instancia?

Esto que nos ha pasado en la selección no debe tapar muchas cosas, no tiene que ser una cortina negra. Nosotros tenemos un defícit que arrastramos de muchos años atrás. Esta federación nueva está trabajando en una buena dirección. Los grandes clubes, los tradicionales: Universitario, Alianza Lima y Sporting Cristal son los únicos que tenían divisiones menores y eran el soporte de todos los peruanos. Ahora se está trabajando para que todos los clubes tengan. En España tienes al Granada, por ejemplo, que tiene divisiones menores. Aquí no. Además, no hay infraestructuras. En Perú solo Alianza Lima es el propietario de su estadio. El resto pertenecen al gobierno. A veces hay problemas porque no están en buenas condiciones. Venimos de menos a más. Tenemos buena materia prima de jugadores, el problema es dónde lo desarrollas. A Lima lo exprimimos como un país. En España tienen el privilegio que les aparecen jugadores en Gijón, Málaga... No centran todo en Madrid o Barcelona. Los clubes acá prepararan los planteles para llegar a la competencia internacional y luego ver qué pasa. Eso no sucede en otro lado. En Brasil, Argentina... Esa es la realidad del fútbol peruano.

¿Debe profesionalizarse más el fútbol peruano?

¿Cómo profesionalizas al jugador si el club no es profesional? Es lo que siempre digo. Aquí todavía quedan muchas informalidades en los clubes y hace que el jugador no se desarrolle del todo. Está cambiando en los últimos años, pero hay que dar más. Uno tiene que ser profesional. De a poco está llegando y la clasificación para el Mundial va a ayudar mucho a eso.

¿Qué recuerda de aquella Copa Libertadores?

En esa Copa creiámos en nosotros. Markarian nos hizo creer. Es un magnífico técnico. Antes jugábamos sin saber lo que había en el frente, simplemente sacabas la creatividad y a ver qué pasaba. En cambio, él nos hizo ver videos del rival, estudiar al adversario. Nos organizaba tácticamente. Soto, Balerio... Algunos jóvenes, como yo, que ibamos apareciendo. Tuvimos un partido redondo contra Racing para remontar la eliminatoria. Fue una pena que no ganaramos la final porque ver a un equipo peruano en esa instancia es muy complicado. Pero bueno, es fútbol y todo se resolvió por un gol.

Su etapa en Boca Juniors fue corta, ¿cómo vivió ese momento de su carrera?

Es un club enorme, de la dimensión de los europeos. Acá en Sudamérica es uno de los más importantes. También del mundo. Es un momento para recordar en mi carrera. Fue un sueño para mi. No lo creía cuando se dio. Tener al lado a mi ídolo máximo como era Maradona. Era el jugador que todos queríamos ser. Estaba Caniggia, Latorre, un Riquelme muy jovencito... Fue todo un sueño.

¿Cómo describiría lo de jugar al lado de Maradona?

Me hubiera gustado agarrar un Maradona más joven, en los 80. Pero bueno, fue un periodo muy corto. Él a los cuatro meses decide dejar el fútbol. Le tengo mucho aprecio, es una gran persona. Me tocó debutar con él y me elogió en su momento y fue un respaldarazo para mi. Lo que dice Diego es ley en Argentina. Es un tipo ganador, un líder. Ídolo total.

¿Alguna anécdota con él?

Siempre cuento una que me ocurrió en un entrenamiento. El Bambino Veira le dijo a Diego: "llevate al peruanito este, al negrito a practicar tiros libres contigo". Yo lo miraba y me tocó a mi y empecé a clavarla al ángulo. Me salían todas, no erré ninguna. Entre el nerviosismo y la emoción las clavé todas. Entonces Diego, no se lo tomó mal, y le dijo al Bambino: "¿dónde sacaste a este negrito que las clava todas?" (Ríe) Y bueno, así era siempre con él. Una magnífica persona.

0 Comentarios

Normas Mostrar