"El deporte me cambió la vida; no necesito manos para correr"

EFRAÍN SOTACURO

"El deporte me cambió la vida; no necesito manos para correr"

Efraín Sotacuro

Lima 2019

Embajador de los Sextos Juegos Parapanamericanos Lima 2019 sufrió amputación de sus brazos a los 17 años por hacer contacto con cables de alta tensión.

Efraín Sotacuro entrena todos los días en el estadio Huancayo, en la capital de la región Junín, a 3 mil 259 metros sobre el nivel del mar. A diario alista su maleta, llena su indumentaria de ropa deportiva y corre a entrenar. Y corre, y vuela, como si dos alas celestiales lo sostuvieran y lo impulsaran. Sin brazos, pero con todo el corazón.

Todos debemos recordar esas lágrimas de Sotacuro luego de terminar en el cuarto lugar en la maratón Varones en los Juegos Paralímpicos Río 2016 y no obtener la medalla de bronce. "Pido perdón por este cuarto lugar a mi país. Lo siento, quería una medalla, no lo pude conseguir, no pude, no me preparé para esto, quería una medalla para el Perú", dijo aquel día. Conmovedor y desgarrador su testimonio, el de un deportista que a los 17 años sufrió la amputación de sus brazos.

El tremendo golpe

Nuestro Embajador de los Juegos Parapanamericanos sufrió la terrible tragedia de la amputación de sus extremidades superiores cuando jugaba con sus amigos y primos cerca de una mina en su pueblo. De casualidad tocó los cables de alta tensión eléctrica. No recuerda más, solo llantos y más llantos. Ya en Lima, los tejidos de la piel no respondían, sus manos empezaron a tomar un color negro, le amputaron los dedos y luego sufrió la amputación de los brazos y un mundo que se acababa.

"No podía creer lo que me pasaba. He superado muchas cosas, las burlas de los niños de verme como una persona rara. No quería salir de la casa. Yo antes del accidente quería ser futbolista, jugaba fútbol, quería ser un gran jugador, pero todo eso se acababa para mí", indica el para atleta que nació en el centro poblado de Paltamachay, distrito de Yauli, en Huancavelica, a 3,390 metros s.n.m.

Los inicios

"Poco a poco empecé a salir, a hacer mis labores y vine a Lima al Instituto de Rehabilitación y empecé a aprender de nuevo todo. A escribir con los pies, usar los muñones de mis brazos, a cambiarme, asearme, aprendí a sentirme útil. Lo logré y cuando fui a recoger mi carnet del CONADIS (Consejo Nacional de Integración para las Personas con Discapacidad), me preguntaron si quería hacer algún deporte y dije: quiero correr, eso quiero", nos cuenta "Efra".

Sotacuro no podrá olvidar nunca, como su número de DNI, el 25 de noviembre del 2012 cuando corrió su primera carrera Nextel 10k y ganó un premio de 100 dólares. "Fue el comienzo".

Las zapatillas gastadas, se siguieron gastando, pero a él no le importaba si la planta de sus pies raspaba el suelo. Quería correr, quería ganar. En una de esas carreras anónimas, se encontró el 2013 con Francisco Boza Dibos, entonces presidente del Instituto Peruano del Deporte. "Vente con nosotros", le dijo.

Y Efraín ingresó al Programa Nacional de Maratonistas del IPD, le compraron zapatillas nuevas y ahora sí, agárrenlo. Porque desde ahí se dijo asimismo. "No estoy muerto".

"El deporte me cambió la vida, me ayudó mucho, quería correr y lo logré. El deporte me abrió muchas puertas. En un inicio no fue fácil aceptarme, pero salí adelante y siempre tengo una actitud positiva. Cuando tuve el accidente, se me pasaron malos pensamientos, tenía miedo, mucho miedo, pero eso cambió porque representar al Perú es lo máximo", señala nuestro Embajador Lima 2019.

"Muchas veces pensé que no iba a aceptar la discapacidad, pero hay que seguir adelante. Creo que mi principal valor es tener voluntad para salir del miedo, del que dirán, voluntad de luchar por ser ejemplo de muchas personas con discapacidad y agradezco a Dios por cada día de vida. Lo importante siempre en una persona es no rendirse, nunca", indicó.

Los Parapanamericanos Lima 2019

"Mi sueño es ganar una medalla en los Juegos Parapanamericanos y en los Juegos Paralímpicos. Espero cumplir mi sueño para que mi país pueda festejar. Ese es mi gran anhelo, fue una lástima quedar en el cuarto puesto en los Paralímpicos de Río 2016, pero la vida te da revanchas y hoy entreno hasta el triple para estar mejor preparado", indica Sotacuro.

Agrega que "con humildad quiero avanzar, no me considero ejemplo, pero si puedo hablar por mi experiencia a todas las personas con discapacidad que no se dejen vencer por nadie ni por el que dirán. Sigan adelante y cumplan sus sueños".

"Lima 2019 será la gran fiesta deportiva del Perú. Estos Juegos Panamericanos y Parapanamericanos servirán como legado para las personas con discapacidad. Habrá más oportunidades y lo importante, sensibilizar a las personas y poco a poco cambiar la mentalidad de nuestra gente, de que todos somos iguales".

Presente

Sotacuro se prepara para participar a fin de mes en las pruebas de atletismo del Grand Prix de Sao Paulo, Brasil. Las competencias en los 1500 y 5000 metros planos lo esperan. Luego viene a Lima y tendrá participación en tres maratones y seguir viajando a competir porque su meta son los Sextos Juegos Parapanamericanos que se realizarán en Lima del 23 de agosto al 1 de setiembre del 2019, luego de los XVIII Juegos Panamericanos que empezarán el 26 de julio y culminarán el 11 de agosto del mismo año.

0 Comentarios

Normas Mostrar