CASO GUERRERO

Caso Guerrero: de reducir su sanción al juicio contra la WADA

Caso Guerrero: de reducir su sanción al juicio contra la WADA

Desde que su positivo por un metabolito de cocaína se hiciese oficial en noviembre de 2017, el delantero ha vivido los meses más complicados de su vida, y la pesadilla no termina.

Finalmente Guerrero no estará en el Mundial. El jugador del Flamengo peleó durante largo tiempo por demostrar su inocencia, y cuando parecía que todo llegaba a su fin, el TAS le ha dado un golpe definitivo ampliando su sanción a 14 meses. Desde que se conoció su positivo por dopping el 4 de noviembre de 2017, el denominado 'Caso Guerrero' ha ocupado todas las portadas nacionales y muchas internacionales.

El positivo fue en un control realizado tras el partido que enfrentó a Argentina y Perú en La Bombonera, clasificatorio para el Mundial. Un metabolito de cocaína se encontró en su prueba de orina y despertaba un escándalo que duraría meses. Algo más de un mes después, el 8 de diciembre, se le sancionaba con un año. La amenaza del perderse el Mundial era un hecho.

Guerrero no tenía permitido ni jugar partidos oficiales ni entranarse con sus compañeros del Flamengo, por lo que el club brasileño pensó en rescindir su contrato, algo que al final no sucedió. El 'Depredador se entrenó en solitario con la idea de que su castigo sería reducido y podría volver a las canchas antes de lo previsto.

Y así fue: tras una reclamación de sus abogados, la FIFA redujo su sanción a solo seis meses, lo que le permitía llegar al último tramo de temporada y jugar el Mundial. Así, Guerrero volvió a entrenar con sus compañeros en abril y finalizó su odisea el pasado 3 de mayo, cuando finalizó el castigo.

Sin embargo, apareció la Agencia Mundial Antidopaje (WADA), un actor inesperado que buscaba aumentar la sanción ante la falta de pruebas del delantero. Denunciaron su caso ante el TAS y el mismo 3 de mayo, en Suiza, se dio un juicio entre ambas partes que acabaría de la peor manera para Paolo.

Solo once días después de luchar por su inocencia y con tres partidos jugados tras finalizar su sanción, el TAS ha dado la razón a la WADA y ha alargado durante 8 meses más la suspensión de Guerrero, que se pierde el Mundial y no jugará hasta 2019.