SELECCIÓN

Perú acaba con el maleficio

De los últimos 13 duelos, 12 habían sido favorables a la Roja y uno a Perú, pero como este equipo demostró varias veces ya, las rachas tienen un final.

GASTON DE CARDENAS

AFP

De los últimos 13 duelos, 12 habían sido favorables a la Roja y uno a Perú, pero como este equipo demostró varias veces ya, las rachas tienen un final.

Ya se hablaba de maleficio. Es que de los últimos 13 duelos, 12 habían sido favorables a la roja y uno a Perú, en el 2013; pero como este equipo demostró varias veces ya, las rachas tienen un inicio y también un final.

La selección peruana de fútbol no solo superó en el juego y en el marcador al equipo chileno que dirige hoy el técnico colombiano Reinaldo Rueda sino que, además, como no había logrado en amistosos anteriores, pudo trasladar al marcador un rendimiento y una productividad que reflejó las diferencias que hubo ayer entre ambos.
Más allá de que el seleccionado sureño está empezando un nuevo proceso con un técnico que tiene apenas nueve meses en funciones, enfrentar y superar claramente a una selección acostumbrada a los éxitos y con la que se comparte una rivalidad regional tradicional, siempre es meritorio.

En la primera etapa a Perú le costó imponer su estilo de juego, pareció medir en los primeros 20 minutos cuánto exigía Chile, pero a partir de allí, se adueñó de la pelota con buen trabajo de Yotún y Tapia y copó bien los espacios que debían cuidar Medel y Vidal con la movilidad de Flores, Cueva y Carrillo. Con ello le alcanzó para disponer de situaciones de gol, que desperdició en dos ocasiones Raúl Ruidíaz y cerró la fracción dejando una sensación de superioridad en el juego pero con el marcador en blanco.

Al inicio del segundo tiempo, llegaron los mejores momentos de Chile. Adelantó sus líneas, presionó sobre la salida de Perú y le complicó la conducción de la pelota; sin embargo, en otro intento de presión alta de peruana, la insistencia de André Carrillo por el sector derecho para alcanzar una pelota en la línea de fondo y ejecutar un centro ceñido, forzó el error del zaguero Roco que marcó en propia puerta. Desde entonces, todo se facilitó para el equipo de Gareca.
Perú a partir de ello, funcionó mejor, aprovechó el intento de reacción desordenado de Chile, le explotó bien los espacios cedidos por ese desorden y a través de dos contrataques iniciados por la izquierda y culminados por El Centro, con sendas definiciones del recién ingresado Pedro Aquino, consolidó una victoria justa, clara y convincente.
Importante que la blanquirroja haya vuelto a las victorias después de algunos partidos en los que se le vio crecer pero no ganar. Toca ahora, en este inacabable camino hacia la alta competitividad, el nuevo desafío de enfrentar a Estados Unidos el día martes. Esa será otra historia en la que lo pasado, pasado está. Gareca y su grupo lo saben bien y la fiel y fervorosa afición peruana lo aprendió.

Con respecto a Chile, el cuadro rojo parece haber entrado en un momento de confusión con respecto a lo que quiere.

Reinaldo Rueda piensa y siente el fútbol distinto a los técnicos que mejores resultados le trajeron a Chile. Trae una nueva filosofía, una intención de restituir una disciplina varias veces vulnerada por los jugadores mapochinos y en el camino, le va a costar retomar su mejor nivel. Ha entrado además en un proceso de cambio generacional que a Perú le tocó vivir durante la clasificación a Rusia. No será fácil para ellos este reto, más si es que el técnico colombiano pretende prescindir de jugadores de la categoría de Jara, Marcelo Díaz, Valdivia, Beausejour, Aránguiz, Vargas, entre otros. Será interesante observar lo que salga de esa tarea de extraer lo mejor de ellos de la mano de una adecuada conducta profesional. Y ver por supuesto, si quienes toman decisiones en el bicampeón de América le tienen paciencia y respaldan el difícil desafío planteado por el colombiano o, antes de tiempo, se precipitan y cortan un ciclo que recién empieza.

0 Comentarios

Normas Mostrar