BRASIL - PERÚ

Guerrero, frente a la mejor defensa del torneo

El delantero y capitán de la selección peruana deberá arreglárselas para complicar a Thiago Silva y Marquinhos, una dupla defensiva de élite.

Guerrero, frente a la mejor defensa del torneo
JUAN MABROMATA AFP

Si algo ha demostrado Paolo Guerrero es que puede lidiar con cualquier defensa del mundo. Lo viene haciendo desde que es un adolescente, en el Bayern Munich, y su poderío físico, que ha crecido con los años, lo ha vuelto todavía más difícil de parar. Lo han sufrido, entre muchos otros, un tal Diego Godín, que quedó desparramado tras chocar con el ariete en aquel memorable 2-1 en Lima; o David Luiz y Gary Cahill, que no pudieron con él cuando Corinthians fue campeón del mundo frente al Chelsea en el 2012 con gol de Paolo.

Este domingo, cuando enfrente a Brasil, sumará a su lista de rivales de élite al núcleo de la defensa brasileña, conformado por Thiago Silva y Marquinhos. La dupla, que trabaja semana a semana en el PSG, es una de las más sólidas del mundo y se conoce a la perfección. Pero lo mismo se podía decir de Godín y Giménez que, si bien consiguieron que Perú no anotara en el duelo por cuartos de final, sufrieron para detener a Guerrero.

El delantero peruano deberá estar fino y rápido, porque los centrales brasileños son unos genios de la anticipación. Paolo también tendrá que medir sus fuerzas, ya que no podrá presionar todo el partido la pulcra salida que garantiza la defensa central de Tite. Para ese fin, será indispensable que los tres volantes de ataque -Flores, Cueva y Carrillo- presionen escalonadamente, de manera que el equipo no se funda y Brasil no salga con comodidad.

En principio, la única ventaja que Guerrero podría sacarles a Marquinhos y Thiago Silva es la fuerza: ninguno de los brasileños destaca por su poderío físico, como sí lo hace el peruano. Paolo deberá compensar su falta de velocidad -en comparación con ellos, en todo caso- con su rapidez mental, algo que el delantero del Internacional de Porto Alegre ha perfeccionado con el tiempo. El juego aéreo, un arma importante del peruano, no debería representar un problema para los brasileños, especialistas en ese aspecto.

Lo que está claro es que ni Thiago ni Marquinhos tendrán una jornada apacible. Después de todo, tendrán en frente al jugador en actividad que más goles ha marcado en la historia de la Copa América.