PERUANOS EN EL EXTERIOR

Dudas y certezas sobre el futuro de André Carrillo

El futbolista se ha convertido en el peruano más caro de la historia, aunque muchos en su país cuestionan si la saudí es la liga ideal para él.

Dudas y certezas sobre el futuro de André Carrillo

Hace unos días, el Al-Hilal compró el 80% del pase de André Carrillo por más de ocho millones de euros, con lo que se convirtió en el jugador peruano más caro de la historia, teniendo en cuenta que las cifras a las que tienen acceso los medios no necesariamente son exactas. Más allá de ese dato, el contrato de 4 años firmado por el ex Alianza Lima es el más lucrativo de su carrera.

Carrillo debutó muy joven en el fútbol europeo, en el Sporting de Lisboa, donde tuvo cuatro buenas temporadas. O, en realidad, tres y media. La segunda mitad de su último curso en el Sporting la pasó en la congeladora por su temprano y forzado fichaje por el Benfica, el acérrimo rival de la ciudad. André llegó a recibir amenazas de muerte de los aficionados verdiblancos, que nunca le perdonarán semejante traición.

En el Benfica nunca fue considerado un titular, y su irregularidad le impidió pelear el puesto con jugadores más consolidados y queridos que él, como Toto Salvio o Nico Gaitán. El peruano fue cedido al Watford por pedido expreso del portugués Marco Silva. Carrillo hizo unos cuantos buenos partidos como titular, hasta que Silva fue cesado y reemplazado por Javi Gracia. Para el técnico español, André sólo un jugador más de la plantilla con el que apenas contó.

Carrillo volvió al Benfica, con el que apenas disputó minutos. A mediados del 2018, la selección peruana disputó su primer mundial después de 36 años, y el ex Alianza Lima fue una de las grandes figuras del cuadro de Gareca. Su buen mundial ilusionó a los peruanos, que creyeron que el talento de Carrillo había por fin explotado en el momento perfecto: a sus 27 años, y que eso le permitiría conseguir un equipo competitivo en una liga importante de Europa.

Aparentemente, las ofertas de equipos europeos no faltaron, pero ninguno podía pagar lo que Carrillo quería. El único que sí podía cumplir con los requisitos económicos del peruano era el Al-Hilal, y el extremo de la selección no lo dudó demasiado.

En el Perú, la noticia fue recibida con decepción. Y, si bien está claro que el nivel de la liga saudí no es tan alto como el de los mejores torneos de Europa, sigue siendo un fútbol competitivo. Según el ojeador peruano Víctor Zaferson, que conversó con AS, “la liga saudí es exigente y competitiva, muy superior a la peruana. Diría que tiene un 6.5 sobre 10”.

Aún así, Ricardo Gareca tampoco lucía feliz: el técnico argentino siempre ha dejado claro que es importante que sus jugadores alternen en los torneos más competitivos del mundo, aunque no siempre es posible. En ese sentido, el seleccionador también está convencido de que la regularidad es indispensable y Carrillo es titular indiscutible en el Al-Hilal.

Más allá de todo lo que se le pueda criticar, no parece justo descalificar a Carrillo por querer asegurar el futuro de su familia y firmar el último gran contrato de su vida. Mientras siga jugando y entrenándose con todo –como lo viene haciendo-, André será bienvenido en la selección. Lo que sí parece muy improbable es que el ex Benfica cumpla con las expectativas que se construyeron en el Perú cuando debutó. De lo contrario, a estas alturas estaría jugando en Inglaterra o, por lo menos, en Portugal.