CÉSAR VALLEJO 2 - 3 SPORTING CRISTAL

Claudio Vivas y su Sporting Cristal no convencen

Ayer, el cuadro celeste consiguió tres puntos fundamentales en Trujillo, aunque sigue sin jugar bien.

0
Claudio Vivas y su Sporting Cristal no convencen

Si es que la distancia entre lo que se anuncia y lo que se ejecuta no fuera tan abismal, las críticas al juego de Sporting Cristal serían mucho más leves. Pero el club, en los últimos años, ha querido construir, explícitamente, la idea de que Cristal respeta el buen juego -incluso ha escrito un “manual de estilo”- y esa pretensión le está costando caro.

Las contrataciones de Daniel Ahmed, Mariano Soso, Mario Salas y ahora Claudio Vivas (en su segunda etapa como técnico del equipo) respondían a una supuesta idea de juego: una suerte de reinterpretación del manido bielsismo. En qué se basa esa reinterpretación es un misterio, todavía, porque lo que han prometido todos esos técnicos -con la excepción de Salas- se ha quedado en el viento.

Cristal no juega bien hace años. El equipo que armó el chileno Salas fue un oasis en medio de un desierto de mal juego y fórmulas equivocadas. Su partida al Colo-Colo dejó desarmado lo que parecía ser el proyecto más prometedor de la década y forzó al club a buscar un reemplazante. Siguiendo el “manual de estilo”, se fichó a Alexis Mendoza, un técnico colombiano especializado en fútbol de menores. Duró dos semanas.

Lo reemplazó Claudio Vivas, un viejo conocido de la casa, autoproclamado discípulo de Marcelo Bielsa y divulgador del bielsismo, sea lo que sea que quiera decir eso. Lo cierto es que Vivas no ha logrado que el equipo juegue bien, ni que ponga de manifiesto, aunque sea mínimamente, una idea de juego clara. Cristal no sabe a qué juega, lo que volvió a quedar claro ayer en la victoria 3-2 en Trujillo frente a César Vallejo.

El equipo limeño fue dominado durante casi todo el partido: atacó mal, defendió peor y no construyó juego. Lo único rescatable de la institución, por el momento, es la promoción de sus jugadores formados en casa al primer equipo. Destacan los casos de Gerald Távara, Gianfranco Chávez y Fernando Pacheco, a la espera, todavía, de que Jesús Pretell cumpla con las expectativas que se han generado el club y Ricardo Gareca con sus convocatorias a la selección. Todo lo demás sigue siendo una promesa. Palabras.

La deuda más importante de Cristal sigue estando en torneos internacionales, donde volvió a hacer el ridículo, en la Sudamericana, frente al Zulia venezolano, que se impuso en los octavos de final sobre los peruanos. En el Perú, el equipo rimense sigue siendo uno de los favoritos para llevarse el título, aunque sus actuaciones son poco convincentes -por no decir mediocres, que es lo que son-, diga lo que diga el “manual de estilo”.

Más allá de lo que hace o deja de hacer el equipo en el campo, la actitud de Vivas tampoco ayuda. Tras la derrota de la semana pasada en casa de Unión Comercio, el técnico convocó a una conferencia de prensa para acusar un supuesto boicot del equipo de Moyobamba: culpó a los recogebolas, a la suciedad de los baños e incluso llegó a insultar al asistente técnico rival. Todo porque su equipo jugó muy mal y perdió con justicia. Si las cosas no salen bien en el campo, lo mínimo sería mantener la compostura fuera de él. Pero Vivas no parece estar a la altura.