FLAMENGO - INTER

A Paolo Guerrero le abrieron la ceja y acabó expulsado

El delantero vivió uno de sus peores momentos desde que llegó a Internacional. Se volvió loco contra el árbitro y le hizo un feo gesto a la cámara. Podría ser sancionado varios partido.

A Paolo Guerrero le abrieron la ceja y acabó expulsado

Paolo Guerrero ha vivido en Maracaná uno de sus peores momentos desde que viste la camiseta de Internacional de Porto Alegre. El delantero peruano jugaba un partido especial para él, ante su ex equipo (Flamengo) y su ex hinchada, con más que tres puntos en juego. Inter quería ganar para acercarse a la cabeza y Paolo marcar en la que fue su casa durante varios años. Sin embargo, acabó sangrando y expulsado antes del descaso.

Corría el minuto 44 cuando, en un balón aéreo, Pablo Marí arrollaba al Depredador. Aunque no utilizaba las manos, si que entraba con fuerza excesiva y golpeaba la ceja del rival con la cabeza. Esto provocó una brecha a Paolo, que comenzó a sangrar abundantemente. A pesar de la dureza, Luiz Flavio de Oliveira, árbitro del duelo, no señaló nada. Guerrero protestó y el juez principal tardó poco segundos en mostrarle la tarjeta roja directa. 

En ese momento, el internacional peruano perdió los nervios. Fue como un loco a la cámara para mostrar la sangre que le cubría la cara y, posteriormente, increpó al árbitro pidiéndole explicaciones por lo sucedido mientras era frenado por jugadores tanto de su equipo como del rival. Cuando se marchaba, no dudo en volver a acercarse a la cámara, en este caso para hacer un feo gesto enseñando el dedo del medio.

A pesar de ser expulsado de forma injusta, lo normal es que se le sancione con varios partidos. Su reacción tras la roja es mal ejemplo y parece impensable que federación brasileña vaya a tener compasión.