PERUANOS EN EL EXTERIOR

Christian Cueva no jugará hasta el próximo año

Así lo confirmó el director deportivo del Santos, Paulo Autuori. “Lo de Cueva está definido y no hay chance de que cambie”, afirmó.

Christian Cueva no jugará hasta el próximo año

Hace unos días, el presidente del Santos, José Carlos Peres, salió a apoyar, contra todo pronóstico, a Christian Cueva, e incluso se animó a pedir su retorno al primer equipo, que dirige Jorge Sampaolo. “Un jugador de su nivel no puede estar en la reserva. Debe revalorizar su fútbol para poder negociar”, aseguró el mandamás del equipo paulista, claramente preocupado porque el precio del futbolista ha bajado radicalmente, lo que hará que la institución pierda una buena cantidad de dinero con su futura venta, que ya es inminente.

Si es que las declaraciones de Peres le habían dado algo de esperanza a Cueva y a la selección peruana, pero Paulo Autuori, director deportivo del club, se encargó de desaparecerla. “Lo de Christian Cueva ya está definido, lo hablé hace un tiempo y no está en los planes de Sampaoli. No hay chance de que eso cambie. Solo una persona puede colocar a un jugador, y ese es el entrenador”, se quejó Autuori en referencia a lo dicho por el presidente.

“Fui entrenador hace hace poco tiempo y jamás voy a permitir este tipo de intereferencia. Esto es algo que voy a defender a muerte”, agregó el director deportivo y ex entrenador de la selección peruana, quien también confirmó que ocupará su cargo hasta diciembre, de manera que el futbolista peruano no verá minutos hasta el próximo año. De hecho, Cueva estuvo entrenando estos últimos días con la César Vallejo, que dirige Chemo del Solar.

Las eliminatorias para Qatar 2022 arrancarán en marzo del próximo año. Si Cueva no se encuentra en ritmo para ese entonces, no será llamado por Ricardo Gareca, como ya ha quedado claro en la última convocatoria del técnico argentino. El rumor de que se vería obligado a recalar en el fútbol peruano -en Alianza, más precisamente- es cada vez más fuerte, algo que sería nocivo para la carrera del futbolista, propenso a caer en las tentaciones de la noche, algo, por lo demás, muy común en estas latitudes.