OPINIÓN

Fútbol contra el olvido

Binacional completó un año histórico levantando el título de Liga 1. Juliaca, una "ciudad olvidada" vive una fiesta gracias a su equipo de fútbol.

Fútbol contra el olvido

“Esto va para Juliaca, que necesita estímulos como este. Es una ciudad olvidada”, dijo Roberto Mosquera una vez terminada la segunda final de la Liga 1, en la que el Deportivo Binacional se impuso sobre Alianza Lima. Se trata de un hito en el fútbol peruano: es la primera vez que un equipo de esa región, una de las más pobres del país, consigue un título nacional.

La reflexión de Mosquera es sumamente precisa y necesaria en nuestro fútbol porque debemos entender que el deporte puede ser una herramienta poderosa para unir y también para mostrarnos realidades que solemos mirar de lado. Que un equipo puneño que juega en Juliaca y que representa a una ciudad fronteriza haya superado en la final a uno de los gigantes limeños es también la muestra de que este país está creciendo y de que se le puede arrebatar el protagonismo a Lima.

De hecho, esta es la primera década en más de 100 años de historia del fútbol peruano en la que tres equipos del interior del país consiguen títulos nacionales. Lo hicieron Juan Aurich en el 2011, Melgar en el 2015 y Binacional esta tarde. Perú debe mirar hacia todas sus regiones y aprovechar su inmensa -casi inigualable- diversidad, nuestra máxima riqueza.

Juliaca no puede ser una ciudad olvidada. El abandono del Estado debe acabarse ya. Todos los inviernos mueren niños en esa región debido al friaje, como si no pudiera predecirse. Si el fútbol, como hoy, sirve para, por lo menos, poner el dedo sobre la llaga y poner la atención hacia donde realmente se necesita, habrá cumplido con su misión social, tan olvidada entre variantes técnicas y fichajes de verano.