BINACIONAL

Binacional y su gran prueba

El equipo de Juliaca realiza su primera visita a un gran estadio por Copa Libertadores. River medirá en el Monumental el nivel real del Poderoso del Sur.

Binacional y su gran prueba
José Sotomayor Jiménez EFE

Binacional llegó a la ciudad de Buenos Aires con ganas de hacer historia. Se trata del primer partido de su historia a domicilio por Copa Libertadores, y es contra un rival de entidad: River Plate, cuatro veces campeón y finalista en la última edición. La ilusión de jugar en un gran estadio como El Monumental y ante un gigante del continente es un premio para un equipo que hace un año no se esperaba estar en esta situación.

Aunque la Libertadores no es la prioridad, la sensación en el seno del equipo de Juliaca es que se puede hacer algo grande en la competición. El triunfo en la primera fecha contra Sao Paulo abrió una pequeña posibilidad, que parecía no existir, de estar en octavos de final. Están en uno de los grupos más complicados de la primera fase pero no renuncia a soñar.

Los partidos en casa deben ser contados por victorias. La altura del Guillermo Briceño Rosamedina es un factor clave para conseguirlo. Ya se demostró ante los brasileños que competir en Juliaca no va a ser fácil para ninguno de los equipos de grupo. Sin embargo, es más que necesario poder sacar puntos de las canchas rivales. Por ahí pasa la clasificación.

El Monumental medirá las posibilidades reales de este Binacional. El resultado será importante, teniendo en cuenta que sacar algún punto de Buenos Aires aclararía el camino, pero lo será aún más las sensaciones del equipo. Si demuestra que puede competir contra el finalista de la edición pasada, tendrá la confianza suficiente para asaltar Quito o Sao Paulo en sus próximas visitas.