PARAGUAY 2 - 2 PERÚ

Carrillo en modo Guerrero

El extremo marcó los dos goles de Perú ante Paraguay y se posiciona como la esperanza de gol de una selección que debe arreglárselas sin Paolo.

Carrillo en modo Guerrero
NORBERTO DUARTE AFP

Sin Paolo Guerrero, la responsabilidad de marcar goles en la selección peruana recaía sobre varios atacantes. De hecho, la falta de un goleador de garantías para reemplazar al delantero del Internacional viene siendo una de las grandes preocupaciones del cuerpo técnico, que no ha encontrado en Raúl Ruidíaz a su sucesor natural. En ese escenario, la aparición de André Carrillo como anotador es vital para el futuro de Perú.

En el Defensores del Chaco, el futbolista del Al Hilal arrancó pegado a la banda derecha, justamente por donde los locales decidieron atacar en la primera parte. No se le notó cómodo realizando el recorrido en retroceso cuando tenía que perseguir al lateral derecho paraguayo: llegó tarde a casi todos los cruces y no fue peligroso en ataque.

Pero, como todo el equipo, su actitud y su rendimiento cambiaron radicalmente en el segundo tiempo. Con el equipo volcado en ataque, tanto con pelota como sin ella, Carrillo se hizo importante. A poco de iniciada la segunda parte, marcó un golazo de volea con ciertas reminiscencias del tanto a Australia en Rusia 2018: latigazo imposible de atajar.

Cuando parecía que se consumaba la remontada paraguaya, volvió a aparecer André por el lado derecho, y esta vez de cabeza, para anotar el empate. Con este doblete, Carrillo suma sólo 8 goles en 70 partidos con la selección, una cifra demasiado baja para un futbolista de su calidad.

Quizás sea hora de acercar al jugador formado en Alianza Lima al área, sobre todo ahora que Paolo Guerrero deberá pasar un largo tiempo lesionado. Por contextura, talla y condiciones técnicas, Carrillo tiene las condiciones para ponerse el equipo al hombro y marcar goles importantes como los de hoy.