PERUANOS EN EL EXTERIOR

Succar: "Mi sueño es llegar a ser el '9' de la selección peruana"

Matías Succar atiende a AS para abordar su presente en LASK, su ritmo de competencia en FC Juniors OÖ y su ausencia en la nómina de la Copa América.

Matías Succar: "Mi sueño es llegar a ser el '9' de la selección peruana"
@matiassuccar

Dentro de una coyuntura extraña, marcada por el aumento del coronavirus, el fútbol peruano logró exportar a un delantero joven como Matías Succar al 'Viejo Continente'. Su campaña goleadora con Deportivo Municipal le abrió las puertas a LASK Linz, de Austria. Su proceso de adaptación, por ahora, radica en sumar minutos en el club base y conseguir ritmo europeo. El objetivo es claro: cumplir fielmente cada paso en su club para luego ganar un espacio en la selección peruana y apuntar a ser el '9' del futuro.

Últimamente no hemos exportado delanteros a Europa, pero tú eres una excepción. ¿Sientes que cargas una importante responsabilidad por eso?

Creo que no. Está en mí en querer apuntar a lo que puedo lograr y obviamente que mi sueño máximo es llegar a ser el '9' de la selección peruana en el futuro. Sé que tengo que trabajar durísimo, pero presión y responsabilidad no siento tener.

¿No ha sido apresurada tu salida a LASK Linz?

No. Lo hice en el momento ideal. Venía haciendo muy bien las cosas en Perú y al presentarse esta oportunidad, con un proyecto serio y a largo plazo, junto a mi representante decidimos emigrar. Siempre fue mi sueño jugar en Europa, que es un privilegio para cualquier jugador. Como te reitero, es un proceso largo. Yo sabía que las cosas no iban a llegar así de rápido y que se iba a dar un tiempo. Estoy cada día dando el máximo para poder adaptarme lo antes posible y poder tener minutos en el primer equipo [LASK Linz], que es mi objetivo principal.

Matías Succar durante un partido con FC Juniors OO.

Me comentas de un proyecto presentado. ¿En qué consistía?

Es un contrato de larga duración. Firmé contrato por tres años y medio. Luego conversé con todos los dirigentes del club. Los primeros meses me iban a costar un poco. No es un cambio fácil pasar del fútbol peruano al austriaco, todo es muy distinto. Los primeros meses serían de adaptación. Ellos confían en mí y me quieren tranquilo. No quieren que me estrese ni me desespere porque es un proceso.

Aquí en Perú muchos no entienden el proceso de adaptación en Europa. Automáticamente cuando se da un traspaso ya quieren ver al futbolista siendo titular.

Obviamente mi objetivo es jugar en LASK. Todos los días entreno con ellos y trato de ganarme un lugar, pero sé que el club quiere ir con calma. Yo estoy haciendo todo lo que está en mis manos para poder estar lo más antes posible. También surgió un problema de lesión que demoró mi adaptación. Ahora estoy sin ningún dolor y sumando minutos.

¿Cómo va tu proceso de adaptación en el país, en el club y en fútbol?

A comparación de los primeros días, muchísimo mejor. Me siento más cómodo en todos los aspectos. Estoy aprendiendo el idioma alemán y haciendo buenas amistades. El país es muy diferente a Perú en el día a día. Con tres meses y medio aquí me siento mucho más tranquilo.

¿La lesión fue la misma que padeció tu hermano Alexander años atrás?

Fue en talón, sí, pero algo totalmente distinto. Nada grave. Solo tuve que entrenar algunas semanas con molestias y paré algunos días. Ahora estoy en perfectas condiciones.

En LASK confían en mí y no quieren que me estrese ni me desespere

Matías Succar

Llegas a LASK, eres considerado en los amistosos, anotas y te lesionas. Eso si es duro.

Fue complicado, porque sentía que lo estaba haciendo muy bien en los primeros días y que podía sumar minutos, pero el fútbol tiene esas cosas. Ahora estoy bien. No me desespero. Estoy entrenando más que nunca.

¿Qué es lo que exactamente necesitas para ser considerado en LASK?

Intensidad, que es muy distinta a la del fútbol peruano. Aquí el fútbol es muy dinámico. No puedes parar en ningún momento, pero siento que en ese aspecto he mejorado muchísimo y lo estoy demostrando en el segundo equipo, que juega en la Segunda División, y en los entrenamientos con el LASK. Pronto tendré mi oportunidad.

¿Cómo es la transición de jugar con el Fußball Club Juniors OÖ y LASK?

Los dos clubes son socios. Las instalaciones están en el mismo lugar. Yo soy jugador de LASK y entreno toda la semana ahí y los días previos que tenga partido el Fußball Club Juniors OÖ, mientras no sea considerado en LASK, entreno con ellos para preparar el partido que viene. Eso me está ayudando muchísimo porque es tener competencia oficial siempre cada tres días.

¿En algún momento la directiva te sugirió una cesión a otra entidad deportiva o incluso volver a Perú?

No, eso no está en los planes. No lo hemos conversado. El único tema de conversación fue usar estos meses para estar bien preparado y llegar bien a la pretemporada de verano de Europa para demostrar mi máximo potencial.

El menor de los Succar entrenando con la selección peruana

Todo delantero joven escucha o busca sugerencias de experimentados. ¿Recurriste a algún exatacante en particular?

No, pero obviamente tengo modelos a seguir que me gustaría poder emular como por ejemplo Claudio Pizarro, Paolo Guerrero o Jefferson Farfán. Ellos son mis ídolos. Tratar de conseguir algo que ellos hicieron es un sueño.

¿Pizarro en algún momento te brindó un consejo?

Hemos compartido algunos mensajes. No muchos. De igual manera, que sepas que él esté pendiente de tu carrera es un motivo de orgullo. Uno trata de emular lo que él logró en Alemania. Es una leyenda.

¿Esperabas integrar la nómina preliminar para la Copa América?

No sé si lo esperaba, pero sí tenía la ilusión de ver mi nombre, pero bueno a veces las cosas toman más tiempo de lo que uno espera. Esto lo tomo como una motivación extra para trabajar más aún y estar en el futuro. Si no me tocó es por algo. Sé que tengo que llegar al primer equipo y sumar minutos. Si hago las cosas bien y me afianzo en el fútbol europeo, sé que podré ganarme un puesto en la lista de la futura selección.

Saber que Pizarro está pendiente de tu carrera es un motivo de orgullo

Matías Succar

Quizás si te mantenías en Deportivo Municipal podrías haber sido llamado.

Eso no lo puede saber nadie. No me arrepiento de salir al extranjero porque ese ha sido mi sueño. Estoy súper feliz. Hablar de supuestos es difícil, porque uno nunca sabe lo que pasará.

Tienes mucha competencia. El año pasado apareció Gianluca Lapadula; hoy, Ormeño.

Son muy buenos delanteros que juegan en la liga italiana y mexicana respectivamente. La competencia nos hace mejor a todos. El mayor beneficiado siempre debe ser la selección para darle alegrías a todo el país.

¿Consideras que estás detrás de ellos tanto en una convocatoria como en nivel futbolístico?

No me comparo con nadie. Solo me comparo conmigo mismo en el día a día. No me enfoco en los demás, porque eso sería distraerme. Sé que puedo ser mejor cada día y así lograr mis objetivos.

¿Cuál es la importancia de Deportivo Municipal en tu vida?

A Municipal le tengo un enorme agradecimiento, tanto al club como a los dirigentes, cuerpos técnicos, jugadores y la hinchada. Estuve cinco años en total y en una etapa de crecimiento. Hice menores, jugué reservas y jugué en primera división haciendo goles. Siempre llevaré a 'Muni' en el corazón. Gracias a ello estuve en una selección peruana y ahora en el fútbol europeo.

¿En qué sitial ubicas al entrenador Víctor Rivera?

Con el 'profe' estoy muy agradecido. Cada vez que he podido conversar con él, se lo he hecho saber. Él confío en mí muchísimo desde el primer día en Municipal, sobre todo en el 2020 donde hice las cosas bien. Él mérito es suyo por apostar por mí al igual que con otros jugadores como Rodrigo [Vilca], que también pudo emigrar. Sé que parte de lo que he podido lograr es gracias a él.

Tanto tú como Rodrigo Vilca van en un mismo proceso de adaptación. ¿Han podido charlar al respecto?

Sí, a veces conversamos de todo. Rodrigo está en la U-23 de Newcastle. Le deseo todo lo mejor. Es un grandísimo jugador. Sé que de todas maneras se quedará jugando en Europa. No es fácil el proceso de adaptación sea en el país que uno esté. El cambio es duro. Europa es una cultura distinta, pero estoy seguro que él cumplirá todos sus objetivos.

¿Qué sería lo mejor que pudiera sucederte en este año tan atípico?

Me gustaría tener minutos en las últimas fechas del torneo austriaco de primera. Trabajo para eso. No pierdo la ilusión. Luego estoy enfocado en llegar de la mejor manera a la pretemporada de LASK, ganarme un puesto y obviamente soñar con una posible convocatoria para las Eliminatorias del presente año.