SELECCIÓN PERUANA

Yotún pierde la brújula

El mediocampista ha tenido dos partidos muy flojos ante Uruguay y Venezuela. Perú necesita que vuelva a su nivel si quiere sorprender a Brasil.

0
Yotún pierde la brújula
DANIEL APUY Pool via REUTERS

Yoshimar Yotún es el metrónomo de la selección peruana. Cuando él juega bien, Perú suele hacerlo. El zurdo es uno de los talismanes de la era Gareca: desde que volvió a jugar de mediocampista -lugar que ocupaba en los inicios de su carrera, en Sporting Cristal-, ha dado un inmenso salto de calidad del que se ha beneficiado directamente la blanquirroja.

La dupla que forma con Renato Tapia es probablemente la sociedad más consolidada de la selección: por algo Ricardo Gareca no la ha tocado salvo cuando se ha visto obligado a hacerlo. Sin embargo, en el último par de partidos de eliminatorias, Yotún ha estado sorprendentemente errático con el balón, fallando pases que normalmente entrega sin problemas a sus compañeros y llegando tarde a los cruces.

Un bajón después de la Copa América

El mediocampista del Cruz Azul fue elegido en el equipo ideal de la Copa América luego de realizar un torneo soberbio y llevar a la selección a las semifinales. Sin embargo, después del certamen continental ha experimentado un evidente bajón en su nivel, algo que podria explicarse por el cansancio de una larga temporada 20/21, en la que también disputó la final de la Liga MX.

Sea cual sea el motivo, es indispensable que Yotún recupere su mejor nivel si Perú quiere seguir escalando en la tabla de las eliminatorias. Anoche, ante Venezuela, Gareca decidió reemplazarlo antes del final del partido, algo que no sucede muy a menudo. Ya ante Uruguay había tenido un encuentro flojo.

En el futuro inmediato, Yoshimar deberá estar a la altura en Brasil, ante la mejor selección del continente. Es posible que el técnico de Perú esté pensando en poblar un poco más el mediocampo -quizás con Christofer González o Raziel García en lugar de Edison Flores-, lo que podría beneficiar al zurdo, que se siente muy cómodo cuando puede triangular con sus compañeros de la volante.