ALIANZA LIMA 1 - 0 SPORTING CRISTAL

Barcos es la diferencia

El delantero argentino marcó un golazo para que Alianza se impusiera sobre Cristal. Todo queda abierto de cara a la segunda final.

0
Barcos es la diferencia

En los partidos peleados, sobre todo en los que se juega mucho, suelen hacer la diferencia los futbolistas más talentosos. Eso fue lo que sucedió esta tarde, en el triunfo de Alianza Lima sobre Sporting Cristal por la final de ida de la Liga 1, con un gran gol de Hernán Barcos, en un Estadio Nacional que, luego de dos años, volvió a vibrar.

Casi quince mil personas acudieron al José Díaz para presenciar uno de los dos partidos más esperados del año. El muy largo tiempo de fútbol a puertas cerradas se sintió desde que ingresaron ambas hinchadas: habían pasado demasiados meses en silencio, gritando goles entre cuatro paredes, frente al frío televisor. La fiesta estaba de vuelta, y los dos equipos respondieron a la altura de la ocasión.

Alianza y Cristal mostraron el juego que les permitió llegar a esta instancia. Los íntimos, claramente los mejores de la Fase 2, esperando agazapados y con mucho orden a su rival, que entiende el juego de otra manera, ya que busca llegar a posición de ataque manejando el balón con paciencia.

Los celestes avisaron primero, con buenas llegadas sobre todo por la banda izquierda, en la que Irven Ávila generó bastante peligro. Marcos Riquelme tuvo la primera clara del partido, luego de un mal rechazo de la defensa blanquiazul, pero su fuerte remate le salió muy centrado, y Ángelo Campos solo debió poner los puños para rechazarlo.

Tras unos minutos de dominio del todavía campeón peruano, Alianza se soltó y mostró su capacidad de aprovechar los espacios que dejaban los celestes, sobre todo entre el mediocampo y la defensa. En dos ocasiones, Wilmer Aguirre le ganó la espalda a Omar Merlo, y en las dos se encontró con Alejandro Duarte. Primero, el portero detuvo un buen remate, y luego lo derribó fuera del área, con lo que se ganó una amarilla que bien pudo ser roja.

Minutos después, Hernán Barcos mostró sus credenciales de cazador profesional para poner el primero. Un rechazo de Jefferson Portales tomó mal parada a la defensa de Cristal, y el argentino, con mucho espacio, se acomodó para, de zurda, definir contra el palo derecho de Duarte y marcar el 1-0, que premiaba al equipo más pragmático de los dos.

La tónica del segundo tiempo no fue en absoluto sorpresiva: Cristal buscó llegar al área de Alianza con la estrategia de siempre, y los íntimos, poco a poco, fueron retrocediendo y refugiándose en su campo, una actitud peligrosa frente a una delantera con oficio.

Sin embargo, pese a que llegaron por ambos lados, por arriba y por abajo, los celestes no lograron penetrar la defensa blanquiazul. Cristal y generó demasiado peligro. Primero, Riquelme remató desde el borde del área para encontrarse con un gran Campos; luego, el delantero marcó luego de recibir un pase de Johan Madrid, pero el juez de línea cobró un fuera de juego inexistente del lateral derecho, y lo anuló.

El cuadro de Roberto Mosquera tuvo la última en los pies de Horacio Calcaterra, en el 94', pero el mediocampista se falló un gol increíble debajo del arco no pudo empatar el partido, pese a que probablemente sentirá que lo mereció, y Alianza Lima llegará a la segunda final con un gol de diferencia. Todo sigue abierto en una serie sumamente peleada y pareja, pero, por el momento, Hernán Barcos hizo la diferencia.