NewslettersRegístrateAPP
españaESPAÑAchileCHILEcolombiaCOLOMBIAusaUSAméxicoMÉXICOusa latinoUSA LATINOaméricaAMÉRICA

PERUANOS EN EL EXTERIOR

Revolución Advíncula

Luis Advíncula realizó un partido brillante con Boca Juniors como extremo, rol que no cumplía desde hace muchos años. Asistió en la victoria contra Racing y se llevó los aplausos.

Actualizado a
Revolución Advíncula

Luis Advíncula ha pasado de resistido a querido a la velocidad del rayo, apelativo con el que se lo conocerá con más fuerza en Boca Juniors. Porque hace no mucho regaló un golazo -con su pierna inhábil- en la Copa Libertadores que fue el preludio de su próxima función: extremo derecho.

En la última semana, el entrenador Jorge Almirón sorprendió en los entrenamientos al mover hacia adelante a Advíncula, a fin de que abandonara su labor habitual de lateral para trabajar como ‘wing’. Aquella labor no le es ajena, puesto que así se inició en el fútbol en Perú. No obstante, retrocedió unos cuantos metros con el avance del tiempo por recomendaciones técnicas.

Vi que Advíncula no estaba muy cómodo en ese puesto de extremo. Yo había traído otro jugador para ese puesto. A él le costaba jugar de espaldas”, comentó Roberto Mosquera a Mundo Boca Radio. “Con tu potencia puedes arrancar un árbol. Si sales de atrás puedes marcar diferencia, le dije”, agregó el técnico que reconvirtió a la revelación xeneize actual.

Ya con bastante experiencia sobre sus espaldas, tras su paso por Alemania, Turquía, Portugal y España, el internacional con Perú se volvió un elemento polifuncional dispuesto a ejercer cualquier rol. Por esa razón, Almirón decidió que jugara en su vieja demarcación. Y la apuesta salió redonda en beneficio para Boca.

Contra Racing Club, en una abarrotada Bombonera, Luis Advíncula jugó un partidazo destacando por su velocidad, despliegue y visión. Ningún oponente pudo hacerle frente, ni siquiera trabarlo. De sus pies nació uno de los goles del triunfo luego de una espectacular corrida por derecha, desde el mediocampo, llegando al fondo y metiendo un centro al corazón del área, que acabó en una celebrada anotación de Pol Fernández.

No conforme con ello, el ex Sporting Cristal tomó la lanza mandándose hacia el ataque e inquietando al veterano Sergio Romero con un zurdazo desviado y algunos lanzamientos por los costados que levantaron de sus asientos a los efusivos aficionados. También exhibió su faceta defensiva ayudando a Julián Weigandt en defensa. La revolución Advíncula ha empezado con éxito.