Competición
  • LaLiga Santander
  • Bundesliga
  • Ligue 1
  • Liga Portuguesa
LaLiga Santander
Liga Portuguesa

ALIANZA LIMA 1 – 0 SPORTING CRISTAL

Pablo Bengoechea y Manuel Barreto: choque de estilos

El Alianza de Bengoecha y el Cristal de Barreto son muy distintos. Ayer, se impuso el charrúa en su ley.

Pablo Bengoechea y Manuel Barreto: choque de estilos

Después del triunfo de Alianza Lima sobre Sporting Cristal en la primera semifinal de la Liga 1, Pablo Bengoechea dijo que el partido se dio “como lo esperaba: un Cristal con jugadores técnicos y un Alianza que defendió bien”. Teniendo en cuenta que el rival llegó con claridad cinco veces (dos palos, un mano a mano y posterior rebote desviado, dos atajadas importantes de Gallese) no parece sensato que el técnico se sienta tan satisfecho.

Pero así es Pablo Bengoechea, así ha jugado su Alianza y así le ha ido muy bien. Aún así, en el fondo, la mejor versión del cuadro blanquiazul llega cuando hace circular el balón, cuando se desmarcan Quevedo y los Rodríguez, cuando Cartagena toca en primera y ‘Cachito’ o Rinaldo son salida. Ayer, en los pocos minutos en que Alianza pudo dominar, se acercó al gol y levantó a su hinchada. Pero duró muy poco.

Alianza siempre se ha identificado con ese tipo de juego: alegre, asociativo, de toque; es un estilo que influyó mucho en las mejores selecciones peruanas de la historia, y es el que celebra el hincha. Por otro lado, lo que quiere la afición es ganar, levantar copas, y a veces el cómo es secundario. ¿Estará satisfecho el hincha blanquiazul con las declaraciones de su técnico, que elogia el juego de su equipo en un partido en el que claramente fue superado en su casa? ¿O se conforma con seguir peleando el título -algo, por lo demás, perfectamente comprensible-?

Barreto, en la otra orilla

El caso de Manuel Barreto y Cristal es casi el opuesto. El cuadro rimense -con su mentado manual de estilo- busca, por lo menos en el papel, dominar los partidos con la posesión del balón, da muchos pases, espera con paciencia los espacios y presiona arriba. Es un equipo con vocación ofensiva, que toma riesgos y copa su mediocampo con jugadores de buen pie. De hecho, el único volante defensivo es Jorge Cazulo.

Pero ya desde principios de año, con Claudio Vivas, se anunciaba el problema que quedaría establecido con Barreto: Cristal ataca y llega, pero no es efectivo. En ese sentido, la ausencia durante casi toda la temporada de Emanuel Herrera, el goleador del año pasado con 40 goles, ha sido trascendental. Cristian Palacios, su reemplazo, no estuvo a la altura, sobre todo fallando ocasiones que hubieran cambiado la historia de la temporada.

“Estoy orgulloso de cómo jugó Cristal”, dijo Barreto, y es comprensible que así sea. Su equipo fue mejor que el rival y los números -posesión, cantidad y efectividad de pases, tiros de esquina- son elocuentes, pero el resultado es el que manda. Los celestes han encajado goles en los últimos minutos frente a Mannucci, Cantolao, San Martín, UTC y ahora contra Alianza. Para un equipo que quiere ganar el título, son datos lapidarios. Es posible que sea un problema de concentración, porque el fútbol está ahí, a la vista.

Más allá de los estilos de Barreto y Bengoechea, queda claro que son dos de los mejores clubes del país y eso tiene que ver con la calidad de sus jugadores. El técnico uruguayo lo dejó muy claro ayer: “No se olviden de que tenemos jugadores de jerarquía. Gallese es el arquero de la selección y viene de tapar un Mundial, por ejemplo”. Cristal, por su parte, cuenta con futbolistas de nivel como ‘Canchita’ Gonzáles y Horacio Calcaterra, hombres de selección, por lo que es justo que ambos cuadros estén donde están. Las diferencias entre ambos son muchas, pero la calidad de los planteles es muy parecida.