UNIVERSITARIO DE DEPORTES

Comizzo, un viejo conocido para capear el temporal

El argentino tendrá su tercera etapa al frente de Universitario en medio de una nueva crisis institucional y mucho escepticismo de la hinchada.

Comizzo, un viejo conocido para capear el temporal

El fútbol era lo único que salvaba a Universitario. Gregorio Pérez, con su experiencia y su autoridad, parecía ser el único líder capaz de poner entre paréntesis la crisis institucional de los cremas cada fin de semana, cuando su equipo salía a la cancha. El proyecto liderado por el uruguayo desde principios de año era el que más había ilusionado al hincha merengue en la última década, por lo menos, pero se vio truncado -como la mayor parte de planes y proyectos en el mundo- por el COVID-19.

Esa es, en todo caso, la versión oficial. Este diario habló con Jean Ferrari, director deportivo de la administración de los hermanos Leguía, que se vieron obligados a dejar su cargo por mandato de la Junta de Acreedores liderada por Gremco. Ferrari fue el principal responsable de la llegada de Pérez y del proyecto deportivo que tan bien había empezado.

Cuando fue consultado sobre la imposibilidad del técnico de volver al Perú por ser de la tercera edad y, por lo tanto, una persona vulnerable al COVID-19, se mostró escéptico y sugirió que la administración entrante nunca lo quiso. "Si tú quieres traer a tu entrenador, lo traes. Hay vuelos humanitarios", señaló Ferrari.

La U, un equipo sin cabeza

El ex director deportivo de Universitario también dejó claro que Moreno está inhabilitado, según la misma Indecopi, para desempeñarse como administrador, por lo que los Leguía no tienen a quién cederle el acervo documental ni las llaves del club. En ese escenario, la administración de Moreno, que, a pesar de estar inhabilitado para firmar documentos -siempre según Ferrari y la Indecopi-, sigue ejerciendo su cargo, optó por fichar a Ángel Comizzo para reemplazar a Pérez. 

En esta caótica situación de desgobierno llega el técnico argentino en la que será su tercera etapa al frente de la U. Fue el artífice, desde el banquillo, del último título nacional de los cremas, en el 2013, y estuvo cerca de ganar el Clausura el año pasado. Pero su regreso no ilusiona demasiado a la hinchada por dos sencillos motivos. 

El primero es que el proyecto saliente lucía sólido y encaminado, por lo que cualquier reemplazante sería visto con malos ojos. Los hinchas -y probablemente los jugadores- sienten que Pérez ha sido maltratado, por lo que el plantel será un fierro caliente. El segundo motivo es que Comizzo se fue muy mal en el 2013 y sin pena ni gloria en el 2019. El próximo mes debería reiniciarse la Liga 1 y la U no será tan favorita como en la era pre-pandemia, que parece cada vez más lejana.