UNIVERSITARIO DE DEPORTES

La U pasa pruebas de descarte en medio de la incertidumbre

La delicada situación administrativa de Universitario impediría que Comizzo firme su contrato y se haga cargo del equipo, que ya está listo para entrenar.

La U pasa pruebas de descarte en medio de la incertidumbre

Caos en tienda crema. Esta frase se podría leer básicamente en cualquier momento del año y tendría sentido. Pero esta vez tiene más sentido que nunca: con el fútbol profesional a punto de volver, Universitario de Deportes prepara lo que queda de la temporada en medio de una incertidumbre que ya es moneda corriente en Ate. La razón es tan sencilla como poderosa: Ángel Comizzo, fichado como reemplazante de Gregorio Pérez, podría nunca llegar a Lima.

El técnico argentino, anunciado el fin de semana como nuevo técnico crema, está listo para tomar el primer vuelo humanitario desde Buenos Aires a Lima, pero se ha topado con un grave problema. O con la realidad, según como se le quiera ver. Como es sabido, la administración liderada por Carlos Moreno, que actualmente tiene la potestad de manejar el equipo, según Indecopi, sostiene un litigio con la administración saliente, a cargo de la empresa Solución y Desarrollo. 

Según esta empresa, que todavía tiene las llaves y el acervo documental del club, Moreno no está facultado para firmar ningún documento legal ya que ha sido señalado por la misma Indecopi como persona de riesgo para el sistema financiero. Solución y Desarrollo sostiene que Moreno está inhabilitado y que, por lo tanto, no podrá haber una transición entre ambas administraciones. 

¿Qué tiene que ver esto con la llegada de Comizzo? El técnico argentino habría firmado un contrato que no tendría valor legal, siempre y cuando la inhabilitación de Moreno sea real. Esto es algo que se está resolviendo en los juzgados, por lo que, hasta que no se llegue a un acuerdo o a una sentencia, Comizzo no debería poder firmar ningún contrato con la administración nueva.

Es sabido, además, que Solución y Desarrollo, encabezada deportivamente por Jean Ferrari, confiaba en el proyecto liderado por Gregorio Pérez, pero la administración de Moreno optó por no traerlo de vuelta de Uruguay por ser una persona de riesgo, y pocos días después nombró a Comizzo.

Mientras la pugna entre las dos administraciones continúa, el plantel profesional de la U pasó pruebas de descarte de COVID-19, como manda el protocolo de la FPF, y está listo para volver a los entrenamientos cuando la propia FPF lo autorice. Los futbolistas pasaron las pruebas en el Club Árabe Palestino, donde entrenarían hasta que se resuelva la situación y la nueva administración tenga las llaves de la sede del club.

Mientras tanto, sigue reinando la incertidumbre. Como casi siempre en Ate.