PERÚ 2 - 4 BRASIL

Escándalo con el árbitro del Perú-Brasil: "¡Cadena perpetua!"

El árbitro fue el protagonista de la noche al cobrar un penal inexistente para Brasil en los minutos finales y no revisar algunas acciones contra Perú.

Escándalo con el árbitro del Perú-Brasil: "¡Cadena perpetua!"

La actuación de Julio Bascuñán no será fácil de olvidar para los peruanos. El árbitro chileno tuvo una noche de pesadilla en el encuentro en que Perú perdió por 4-2 frente a Brasil en el Estadio Nacional de Lima. Bascuñán cobró dos penales polémicos para la canarinha sin revisarlos en el VAR y, sobre todo en el último, quedó totalmente claro que su decisión fue errada.

Además de eso, el réferi dejó pegar muchísimo a los brasileños, que mostraron un juego agresivo en muchas ocasiones sin ser penalizados. En el primer tiempo, Richarlison tiró un codazo que abrió la ceja de Miguel Trauco y ni siquiera revisó la acción en el VAR. El futbolista del Everton ni siquiera fue amonestado y Perú tuvo que jugar unos minutos con diez hombres mientras el defensor era atendido por los médicos.

En el minuto 25, después de una serie de rebotes que pillaron desconcentrada a la zaga peruana, el balón cayó en los pies de Neymar quien, apenas sintió un jalón de Yotún, se dejó caer. Bascuñán no dudó y cobró el penal. Aunque la repetición mostró el tirón del jugador peruano, también dejó claro que el brasileño no tendría por qué haber caído, pero aún así no revisó su cobro.

Pero lo peor estaba por venir. Cuando parecía que el partido terminaría en un empate -el resultado más justo, de acuerdo a lo mostrado por ambas selecciones- el árbitro chileno cometió un error que dará la vuelta al mundo: Neymar llegó al área peruana, le hizo una falta por detrás a Zambrano y Bascuñán cobró penal. A pesar de que las repeticiones mostraron -desde varios ángulos- que su decisión no era correcta, el réferi no fue al VAR y confirmó lo que había cobrado.

La actuación de Bascuñán fue realmente lamentable, sobre todo teniendo en cuenta que el partido fue uno de los mejores de las eliminatorias, con dos equipos que propusieron juego, que metieron mucha pasión y que lo dejaron todo en el campo. Será un trago amargo que no dejará dormir por los menos por un par de noches a los futbolistas peruanos, que merecieron irse por lo menos con un empate.