ALIANZA LIMA

Luces y sombras del debut de Alianza Lima en la Liga 1

El cuadro íntimo no firmó un gran partido frente a Cusco FC pero logró sacar un punto importante. La defensa lució débil. El mediocampo ilusiona.

Luces y sombras del debut de Alianza Lima en la Liga 1

En su regreso a la Liga 1, Alianza Lima tuvo la suerte de que se topó con uno de los peores equipos del torneo. Cusco FC no fue un escollo demasiado duro para los íntimos, por más que llevaba mucho más tiempo de preparación y un par de partidos oficiales encima. Los cuzqueños no supieron aprovechar las muchas ventajas que dio un cuadro que recién se empieza a armar y que tiene encima poco más de tres semanas de pretemporada.

En ese sentido, Alianza le sacó el jugo a lo poco que le ofreció la coyuntura: dos penales, un ataque rival bastante estático y la imperiosa necesidad de recuperar credibilidad frente a su hinchada. Con eso, logró conseguir un punto que suma, teniendo en cuenta todas las dificultades que ha tenido que afrontar el cuadro blanquiazul.

Lo positivo

Un equipo en buen estado físico

Los jugadores de Alianza corrieron y metieron durante los 90 minutos, a pesar de la escasa preparación en conjunto que tuvieron. Incluso lograron controlar el balón durante la mayor parte del partido, con lo que no se vieron obligados a perseguir el balón y, por lo tanto, desgastarse demasiado. Son buenas señales, y todo parece indicar que, con el paso de las fechas, los íntimos se impondrán físicamente a sus rivales.

Un mediocampo dinámico y laterales incisivos

Tácticamente, los aspectos positivos fueron dos: el trabajo de los laterales y el de los mediocampistas. Tanto Ricardo Lagos como Kluiverth Aguilar demostraron que darán mucho trabajo a los rivales por sus respectivas bandas. Se trata de jugadores hábiles con el balón y, sobre todo en el caso de Aguilar, muy potentes. En el medio, destacó el buen trabajo de Jairo Concha con el balón, el dinamismo de Josepmir Ballón y la regularidad de Oswaldo Valenzuela. A ellos se sumó casi siempre en la creación y con el pase final Yamir Oliva, una de las figuras del partido.

Lo negativo

Una defensa frágil y desordenada

Si en algo nos recordó esta versión de Alianza a la del 2020 fue la fragilidad defensiva. Los protagonistas no son los mismos, pero los problemas se mantienen. Jonathan Lacerda lució inseguro en los cruces -es alto pero también bastante lento-, mientras que Carlos Montoya, si bien se vio seguro en la salida, perdió muchos duelos aéreos y no brindó la solidez necesaria para la zaga.

La mala puntería de Gonzáles Zela y la lentitud de Barcos

Uno de los jugadores que recibió más órdenes de Carlos Bustos a lo largo del partido fue Sebastián Gonzáles Zela. El 'Tanque' se movió bien entre los centrales del Cusco FC, pero estuvo muy errático de cara al gol. Fue reemplazado por Hernán Barcos que, si bien anotó de penal en su debut, lució extremadamente lento y poco móvil cada vez que participó. Lo más probable es que eso se debiera a su poca preparación y a su edad (36), pero claramente no está al nivel físico que se requiere.