BOLIVIA - PERÚ

Lapadula, la esperanza de una delantera muy diezmada

Las desconvocatorias de Ruidíaz, Guerrero y Reyna dejan a la delantera peruana muy tocada. La responsabilidad recae en Lapadula, que será titular en La Paz.

0
Lapadula, la esperanza de una delantera muy diezmada

Perú deberá visitar a Bolivia en La Paz en una nueva fecha de las eliminatorias que tiene aroma a final. A tres puntos del repechaje, la selección tiene mucho por ganar pero también por perder. La historia no juega a favor: nunca ha ganado en el Hernando Siles frente a una selección que se hace realmente fuerte a 3.640 metros sobre el nivel del mar. Además, Ricardo Gareca no podrá contar con su '9' titular, Paolo Guerrero, ni con Raúl Ruidíaz, ambos descartados por lesión.

En ese escenario, mucha de la responsabilidad ofensiva recae en los hombros de Gianluca Lapadula, un delantero que, hasta hace un par de años, ni siquiera tenía pasaporte peruano. Hoy, el atacante del Benevento de Italia es una de las figuras de la selección y volverá a ser titular en un partido trascendental en altura.

La primera y única vez que lo hizo fue en Quito, en junio de este año. Pocos creían que un futbolista que nunca había jugado un partido en altura podía rendir como lo hizo. Esa tarde, ante Ecuador, dio dos asistencias y fue la figura indiscutible del improbable triunfo peruano en el habitualmente impenetrable Atahualpa. Lapadula dio dos asistencias, corrió todas las diagonales y puso siempre en aprietos a una defensa que hasta esa jornada había sufrido poco en estas eliminatorias.

Lapadula y sus compañeros aterrizarán en La Paz menos de 24 horas antes del partido, como parte del plan de aclimatación a la altura.

Si bien, antes de saber que no podría contar con Guerrero y Ruidíaz, Gareca ya tenía previsto colocar al ítalo-peruano desde el arranque, con sus ausencias, Lapadula tiene más responsabilidad que nunca de buscar esos tres puntos que metan definitivamente a Perú en la lucha por clasificar a Qatar 2022.

A pesar de haber perdido a dos delanteros importantes, Perú cuenta con atacantes de calidad, algo impensable hace un par de años. Con Jefferson Farfán completamente recuperado de su lesión y Santiago Ormeño en forma, Gareca tiene alternativas, aunque será Gianluca quien esté desde el arranque para hacer olvidar a los que no están y recordar que la selección, como en Quito en las últimas dos ocasiones, ya no le tiene miedo a la altura, ni mucho menos a la historia.