Competición
  • Copa Sudamericana
Copa Sudamericana

PERÚ - BRASIL

Raúl Ruidíaz, ante su enésima oportunidad en la selección

A pesar de sus pésimos números con la blanquirroja, el delantero de los Sounders es un hombre de confianza de Gareca y será titular frente a Brasil.

Raúl Ruidíaz, ante su enésima oportunidad en la selección
KENA BETANCUR AFP

Raúl Ruidíaz sigue en deuda con la selección. Su sacrificio y amor por la camiseta son incuestionables, así como su talento. Pero sus números con Perú son demoledores: ha disputado 40 partidos y ha anotado 4 goles. Un gol cada diez partidos. Para un delantero, es una estadística que no deja espacio para ningún debate: a sus 29, años, la carrera de la ‘Pulga’ con la selección ha sido muy decepcionante.

Nada de lo cual parece importarle a Ricardo Gareca, que siempre ha confiado en el delantero y lo ha defendido de cualquier tipo de crítica. Para el técnico argentino, Ruidíaz es el primer suplente de Paolo Guerrero -a falta de Jefferson Farfán, lesionado-, lo que ha quedado demostrado, una vez más, en esta jornada doble de amistosos.

Frente a Ecuador, el delantero de los Sounders de Seattle jugó todo el partido, pero no logró incidir en el resultado y entró muy poco en contacto con el balón. La situación cambió un poco cuando ingresó Yordy Reyna y lo acompañó en el ataque, pero no alcanzó para alterar el resultado.

Ayer, consultado sobre la presión y las críticas a Ruidíaz, Gareca respondió que veía a muy bien al delantero. “Es un jugador muy seguro de sí mismo, de mucha personalidad, de mucho carácter. No creo que esté presionado porque pase tiempo sin convertir. Simplemente, como todo goleador -yo he sido delantero también-, cuando uno no concreta, por ahí se pone un poco inquieto, pero no deja de buscarlo. Los delanteros siempre tienen posibilidad de encontrarse con el gol”, manifestó el seleccionador.

Ante Brasil, Ruidíaz volverá a ser el único delantero del equipo, algo que no beneficia a su juego porque se mueve mejor con otro jugador de características similares. Su contextura física -mide 1,69m- no le alcanza para ser la referencia en ataque, algo que quedará claro cuando tenga que arreglárselas solo contra Thiago Silva o Marquinhos, jugadores mucho más fuertes y potentes que él.

No será, de ninguna manera, la última oportunidad de Raúl como titular en la selección, pero sí que se le está acabando el crédito con la hinchada. Si Ruidíaz no empieza a convertir goles, llegará el momento en que Gareca también empiece a perder la paciencia.