COPA LIBERTADORES

Cristal y Universitario en la Copa: El mito de competir

Mosquera y Comizzo se mostraron conformes con sus equipos en la Libertadores porque “compitieron” y “estuvieron a la altura”. Ambos tienen cero puntos.

0
Cristal y Universitario en la Copa: El mito de competir

Los entrenadores no siempre tienen la culpa de todo, y eso es a veces difícil de aceptar dado que son los primeros en pagar los platos rotos cuando sus equipos no están bien. Finalmente, son los jugadores los que dan la cara en el campo; los que aciertan y los que se equivocan. Pero lo que sí está claro es que, más allá de resultados y formas, hay también mensajes que vienen desde arriba: ideas y frases que calan tanto en los futbolistas como en los hinchas.

Roberto Mosquera y Ángel Comizzo son técnicos muy distintos, opuestos incluso, tanto en sus estilos de dirigir como en sus formas de expresarse. Sin embargo, después de las derrotas de sus equipos en las dos primeras jornadas de la Copa Libertadores, se han comportado de forma similar: apenas reconocieron sus errores y, más bien, se dedicaron a elogiar a sus futbolistas.

Lo cual es comprensible desde el punto de vista de la motivación. Son muy pocos los técnicos que salen a criticar a sus jugadores después de una derrota, porque eso les quita ascendencia en el plantel. El asunto es que la mayoría de entrenadores suele asumir la responsabilidad de las derrotas. De ahí las frases hechas que abundan en las conferencias post partido: “toda la responsabilidad es mía”, “yo tomé las decisiones y me responsabilizo”, entre otras. No ha sido el caso esta vez.

Competir, someter... y perder

Después de caer 0-3 en el debut en la Libertadores frente a Sao Paulo, Mosquera señaló que “el equipo compitió” y jugó “de igual a igual” frente a los brasileños. “Hemos jugado ante tal vez uno de los finalistas del torneo”, agregó, con una fecha disputada en la Copa. Tras la derrota sobre el final frente a un Racing con diez hombres, indicó que “hace rato no sale un equipo de Perú con la personalidad que hemos hecho y somete a un equipo con la historia de Racing.

Por su parte, después de irse goleado por 3-0 de Argentina por Defensa y Justicia, Comizzo fue por el mismo camino. No digo que hemos perdido mal, el resultado me pareció injusto. Hoy, hasta el primer gol, era parejo”. Ambos, en parte, mintieron. La única razón por la que Cristal “sometió” a Racing fue porque tenía un jugador más. Lo cierto es que tuvo tres claras para voltearlo y no las hizo. Someter es golear. No jugar bonito.

En el caso de la ‘U’, podría decirse que estuvo en la pelea por 15 minutos, hasta que Defensa y Justicia se halló en la cancha y pasó a aplastar al equipo peruano. Lo hizo durante casi todo el encuentro. Ganó 3-0 pero pudo marcar un par de goles más. Cristal y Universitario suman cero puntos en dos partidos cada uno, pero sus técnicos parecen satisfechos, porque sus equipos compitieron, sometieron y perdieron. Quizás ese sea uno de los grandes males del fútbol peruano, que suma 19 partidos seguidos en Libertadores sin un solo triunfo: el conformismo.