SELECCIÓN PERUANA

Lapadula, el inamovible

Después de otra gran actuación, el ítalo-peruano ha demostrado que siempre fue el reemplazante ideal de Guerrero. Será difícil que pierda su lugar el once.

0
Lapadula, el inamovible
Alexandre Schneider Getty Images

Gianluca Lapadula tardó muy poco en rendir en la selección peruana. El delantero del Benevento, absolutamente consolidado en el futbol italiano, tuvo que esperar demasiado por su oportunidad de vestir la blanquirroja, pero ha aprovechado cada oportunidad que ha tenido. Ayer, marcó su primer gol con la camiseta de Perú, dio una asistencia vital en el empate a 2-2 frente a Ecuador y fue la figura del partido.

Es la segunda vez que el ítalo-peruano es el mejor de la cancha en un partido de la selección y, curiosamente, volvió a hacerlo contra Ecuador, equipo ante el que se lució en la última fecha de las Eliminatorias para Qatar 2022, cuando Perú ganó 2-1 en Quito. Esa tarde también fue la primera vez de Lapadula en una ciudad de altura, y corrió como si nada.

El heredero

Una de las grandes dudas de la selección era cómo continuaría su evolución una vez que Paolo Guerrero, de 37 años, se retirara. Si bien el jugador del Internacional no ha anunciado una fecha tentativa para colgar los botines, su complicada lesión de rodilla parece estar acortando los tiempos, de manera que había que reemplazarlo ya.

Después de intentar una y otra vez con Raúl Ruidíaz, era evidente que el jugador del Seattle Sounders no estaba a la altura, y el nombre de Lapadula sonó una y otra vez, pero, entre que la FPF no se decidía y el futbolista no manifestaba públicamente su deseo de ponerse la blanquirroja -algo que, por cierto, no debería haber sido un requisito para convocarlo-, el llamado tardó en llegar.

Pero una vez que llegó, y que Lapadula pudo jugar de titular, estuvo claro que la camiseta '9' no le quedaba nada grande. En los 465 minutos oficiales que ha disputado el delantero con la selección, ha marcado un gol y ha dado tres asistencias, pero, sobre todo, ha demostrado que tiene la calidad necesaria para ser la referencia de Perú en ataque. Se trata, por supuesto, de una excelente noticia para Gareca y el pueblo peruano, y también para Guerrero, que sabe que deja en buenas manos su lugar mientras esté lesionado. Una vez que se recupere -si es que sucede- será interesante hacerse la pregunta: ¿pueden Paolo y Gianluca jugar juntos?