NewslettersRegístrateAPP
españaESPAÑAargentinaARGENTINAchileCHILEcolombiaCOLOMBIAusaUSAméxicoMÉXICOperúPERÚusa latinoUSA LATINOaméricaAMÉRICA

SPORTING CRISTAL

Las claves del flojo arranque de Sporting Cristal en la Liga 1

Los celestes han sumado solo un punto en los dos partidos de la temporada. No se ve una evolución con respecto al juego del año pasado.

Actualizado a
Las claves del flojo arranque de Sporting Cristal en la Liga 1

Es posible, incluso probable, que, más pronto que tarde, Sporting Cristal encadene una racha de triunfos que lo coloque en los puestos de vanguardia de la Liga 1. Su plantel sigue siendo más rico que el de la gran mayoría de rivales y, en principio, no debería tener demasiados problemas por meterse en la pelea. Sin embargo, lo que ha mostrado en las dos fechas que ha jugado es bastante preocupante.

Ayer, el empate en casa ante FBC Melgar fue celebrado casi como un triunfo dada la forma en que se dio: Cristal siempre estuvo detrás en el marcador y, durante buena parte del partido, en el juego. El 2-2 le permitió sumar su primer punto en la Liga 1, luego de una dura derrota en Huancayo, en la primera jornada.

Las claves del mal arranque de Cristal

Un juego predecible

El cuadro celeste arrancó por todo lo alto la defensa de su título en la temporada 2021. Consiguió hacerse de la Fase 1 sin demasiados contratiempos, pero todo empeoró en la segunda mitad del año: entre lesiones, cansancio por los partidos internacionales y poca creatividad de Roberto Mosquera, Cristal se volvió un equipo predecible, sin sorpresa ni explosión en ataque, y con muchas dificultades para anotar, lo que quedó claro en la final contra Alianza, en la que no pudo marcar un gol en 180 minutos. En estos dos primeros encuentros, la tónica no parece haber cambiado: el equipo del Rímac sigue circulando el balón con lentitud, los laterales no pasan a tiempo y las transiciones ofensivas carecen por completo de sorpresa.

Poca flexibilidad táctica

Una causa del problema mencionado en el párrafo anterior es que el técnico de Cristal no parece dispuesto a innovar tácticamente. El 4-3-3 (o 4-2-1-3, según el momento) que plantea Mosquera, y que le dio éxitos en el pasado, ha sido perfectamente estudiado por los rivales, que, al tapar las salidas de los laterales y las combinaciones entre Calcaterra y ‘Canchita’, anulan prácticamente las opciones ofensivas de los rimenses. ¿Podría cambiar de módulo el técnico? ¿Incluso algunos protagonistas? Sería interesante verlo.

J.J Mosquera deja dudas

Si bien no ha jugado más de un partido y medio, la hinchada de Cristal dejó muy claro ayer que John Jairo Mosquera no tendrá crédito por mucho tiempo. Su llegada fue mal vista por el pueblo celeste porque Emanuel Herrera tenía todo listo para volver, pero el técnico prefirió contar con el colombiano. Vivir bajo la sombra del mejor delantero de la Liga 1 en la última década es complicado para cualquiera -pregúntenle a Riquelme-, pero J.J Mosquera, que perdió todos los duelos en los dos partidos, se mostró algo torpe con el balón y no estuvo cerca de marcar, tiene todo cuesta arriba.

Una defensa frágil

Cristal fue uno de los equipos que más goles encajó en la Fase 2 del año pasado, y, tras dos fechas en esta temporada, ya tiene tres en contra. Más allá de eso, está claro que la dupla Merlo-Chávez ya no ofrece las garantías del 2020. Ayer, ambos fueron culpables en los dos goles de Melgar, mientras que pudieron serlo de alguno más. Tampoco ha arrancado bien el año Lora, que, tras fallar en el gol de Barcos en la final, parece haber bajado mucho su nivel. En la otra banda, Madrid hace lo que puede, mientras se espera que Loyola se recupere. Mosquera no pidió refuerzos para esa zona del campo y podría pagarlo caro.

Távara es indispensable

El bajón del equipo el año pasado se acentuó con la lesión de Martín Távara, el eje del mediocampo de Cristal y uno de los futbolistas más talentosos del Perú. Por más que Jesús Castillo lo reemplazó bastante bien, se trata de un futbolista que prefiere el pase simple y que no arriesga demasiado, mientras que el zurdo, además de un gran remate, tiene una visión del campo mucho más panorámica. Távara es un gran asistidor, un facilitador ofensivo como pocos en la Liga 1, y Mosquera lo está echando mucho de menos. Por suerte para los rimenses, podría volver en marzo.

Normas

Para poder comentar debes estar registrado y haber iniciado sesión. ¿Olvidaste la contraseña?