El jugador de los Dallas Mavericks quiere conseguir el control total de su marca, con la que no tiene afiliación y que es de Mirjam Poterbin desde 2018.

Eric Santos