UNIVERSITARIO 2 - 0 ALIANZA LIMA

5 razones por las que Universitario ganó el clásico

Universitario superó a Alianza sin demasiados problemas y mostró varias virtudes que ilusionan a su hinchada.

5 razones por las que Universitario ganó el clásico

Ayer por la tarde, en el Monumental, hubo básicamente un solo equipo. Universitario fue ampliamente superior a Alianza Lima en el primer clásico del año y se impuso por 2-0. Los de Gregorio Pérez salieron a presionar desde el principio y, basada en un muy buen trabajo de su mediocampo, la estrategia funcionó a la perfección. Estas son las cinco razones por las que la U ganó el clásico de la fecha 6 del Torneo Apertura de la Liga 1.

Actitud ganadora

Desde que empezó el partido, quedó claro que la U salió con la mentalidad adecuada para afrontar un clásico. Presionó siempre arriba, con las líneas muy adelantadas y siempre dispuesto a dejarlo todo en las segundas pelotas. Casi todas las divididas eran para los cremas, que, empujados por su público, se comieron a un rival que sufrió de un ligero pánico escénico. Que Corzo haya marcado el primero no es coincidencia: fue el que más lo buscó, el que más luchó, el que más lo quiso. La defensa aliancista no lo marcó, Butrón no reaccionó bien y Universitario empezó a imponerse desde el arranque.

Defendió bien

Una de las deudas que dejó Universitario en el empate 3-3 frente a Sport Boys, en la fecha 5, fue el desempeño de su defensa, bastante cuestionable. El regreso de Alonso, que volvió a formar una buena dupla con Quina, parece haber sido un factor muy importante para la mejora de la defensa. El uruguayo es un zaguero seguro y expeditivo, bastante a la antigua, que privilegia cortar antes que salir jugando. Santillán y Corzo, los laterales, también marcaron bien y cubrieron las espaldas de sus centrales.

El mediocampo por fin cumplió

Si la defensa había quedado en deuda frente a Boys, el mediocampo lo había hecho todavía más, y ya desde la derrota ante la Vallejo. Pérez claramente reparó en eso y lo trabajó durante la semana, porque en el clásico la volante fue lo mejor de su equipo. Jesús Barco fue la figura del partido, distribuyendo y cortando bien, pero Alfageme y Guarderas no se quedaron atrás. Los tres futbolistas tuvieron una muy buena tarde, en la que superaron sin problemas a Ballón, Fuentes y Aguiar.

La banda izquierda, una pesadilla para Alianza

Desde el arranque del clásico, quedó claro que Universitario atacaría, sobre todo, por la banda izquierda, con el tándem formado por Santillán, Hohberg y, por momentos, Guarderas. Los dos primeros fueron los más incisivos en el lado derecho de Alianza, en el que alternaron Fuentes, Salazar y Mora, siempre sin suerte. Santillán tuvo uno de sus mejores partidos desde que llegó a Ate, mientras que Hohberg mostró la regularidad que lo caracteriza y, por más que no estuvo certero de cara al gol, fue incontenible para la defensa aliancista.

Un rival timorato

Sin ninguna intención de quitarle el mérito a la U, que realizó un muy buen partido, tampoco se debe pasar por el alto el hecho de que tuvo en frente a un equipo muy flojo. El hoyo en el que está hundido Alianza no es sólo anímico: futbolísticamente, los blanquiazules no encuentran el rumbo desde que empezó la temporada y lo volvieron a demostrar en el Monumental. El entonces equipo de Bengoechea -que renunció después de la derrota- no atacó ni defendió bien, tampoco mostró su mejor actitud y se fue por la puerta falsa.