ALIANZA LIMA

Alianza Lima, en su laberinto

Mario Salas todavía no parece haberle encontrado la mano a su equipo. Alianza no gana desde el reinicio de la Liga 1 y se aleja del título.

Alianza Lima, en su laberinto

Alianza Lima tiene uno de los mejores planteles de la Liga 1 y cuenta con uno de los técnicos más talentosos del fútbol peruano. Aún así, le está costando un mundo encontrar la forma correcta de encarar los partidos y, de hecho, todavía no ha conseguido ganar ninguno desde que se retomó el fútbol profesional en el Perú después de la cuarentena general.

Salvo el triunfo otorgado por la FPF sobre Binacional, los íntimos han empatado los tres partidos que han jugado (Sporting Cristal, Garcilaso y Melgar) pero, más allá de los resultados, lo que preocupa más a su comando técnico y sus aficionados es la poca fluidez que han mostrado como equipo.

Es posible que esa suerte de falta de armonía entre los jugadores se deba a que no llevan demasiado tiempo trabajando con Mario Salas y todavía no han interiorizado la forma que tiene de ver el fútbol el chileno. Frente a Cristal, un equipo que presiona bien la salida, la defensa íntima intentaba a toda costa salir con pases rasantes y sin balones largos, pero eso produjo muchas pérdidas que pudieron costar caro.

Tampoco han ayudado las abruptas salidas de Jean Deza, Luis Aguiar y Aldair Fuentes, todos jugadores importantes en el esquema que había ideado el ex técnico de Cristal. Rinaldo Cruzado es claramente el que maneja los hilos en el mediocampo y su ausencia ayer frente a Melgar dejó completamente huérfano de creatividad a un equipo que lució lento, torpe y sin ideas.

Hubo un par de buenas noticias en el empate sobre la hora ante Melgar, más allá del punto salvado: el primer gol de Patricio Rubio con la blanquiazul y el excelente partido de Miguel Cornejo, producto de las canteras de Alianza, que ilusiona a un pueblo íntimo que percibe cómo Universitario se aleja cada vez más en la punta y el sueño del título se esfuma.