UNIVERSITARIO DE DEPORTES

Comizzo pende de un hilo

La 'U' fue protagonista de un nuevo papelón tras caer derrotada por Coopsol en la Copa Bicentenario. Comizzo podría tener los días contados.

0
Comizzo pende de un hilo

La temporada de Universitario parece haber llegado a su punto más crítico. Después de una muy mala primera mitad de año, en la que no consiguió clasificar a la final de la Fase 1, en la Liga 1, y en la que terminó en el último lugar de su grupo en la Copa Libertadores luego de recibir goleadas bastante humillantes, ayer cayó frente a Coopsol, de la Liga 2, en la Copa Bicentenario.

El certamen que se juega por segunda vez en la historia del fútbol peruano era importante para la 'U' por dos motivos principales: porque el equipo claramente necesita rodaje y porque, de haberlo ganado, los cremas hubieran asegurado su clasificación a la Copa Sudamericana, algo que no necesriamente sucederá luego de la Fase 2 de la Liga 1.

Todo esto vuelve a poner sobre el tapete la discusión sobre la continuidad de Ángel Comizzo al mando del cuadro merengue. El técnico argentino logró rescatar a su equipo luego de una crisis de COVID-19 en el plantel, con una buena serie de resultados que le permitieron meterse en la pelea por clasificar a la final de la Fase 1, así como soñar con un tercer lugar en su grupo de la Libertadores.

Sin embargo, todo quedó en eso: un intento, un acercamiento, una esperanza que se fue esfumando por el mal rendimiento del equipo. La 'U' no consiguió clasificar a la final de la Fase 1 y se despidió de la Libertadores luego de perder 6-0 frente a Palmeiras. Luego, cuando tenía todo para enderezar el proyecto, cayó contra un equipo de segunda división alineando a gran parte de sus titulares.

Todo parece indicar que la directiva merengue no tiene, por el momento, intenciones de rescindir el contrato de Comizzo, al que le queda todavía más de un año. En buena medida, esto se debe a que la institución no tiene dinero para pagar una eventual indemnización; sin embargo, deportivamente, la 'U' parece no dar para más y, con todo por jugarse en la segunda mitad del año, un cambio de timonel sería la decisión más acertada.