NewslettersRegístrateAPP
españaESPAÑAargentinaARGENTINAchileCHILEcolombiaCOLOMBIAusaUSAméxicoMÉXICOperúPERÚusa latinoUSA LATINOaméricaAMÉRICA

SELECCIÓN PERUANA

Una defensa por reconstruir

Perú ha sido el equipo más goleado de la Copa América y Gallese, el arquero que más tapadas ha realizado, a pesar de llegar a semifinales.

Actualizado a
AME461. RÍO DE JANEIRO (BRASIL), 05/07/2021.- Neymar de Brasil choca hoy con Alexander Callens (arriba) y Christian Ramos (d) de Perú, durante un partido por las semifinales de la Copa América en el estadio Olímpico Nilton Sant
Andre CoelhoEFE

Es muy fácil concluir cuál es el punto débil de la selección peruana. Los datos son elocuentes: Perú es la selección que más goles ha recibido en la Copa América (11) y Pedro Gallese, el arquero que más tapadas ha realizado (27), lo que habla de una pésima defensa en un equipo que, por lo demás, funcionó bastante bien, lo que le permitió pelear hasta el final de las semifinales del certamen ante Brasil.

Los datos presentados son realmente preocupantes para una selección que busca clasificar a Qatar 2022. De hecho, la tendencia mostrada en la Copa América no es distinta a la de las eliminatorias, en las que Perú ocupa el último lugar con la peor diferencia de goles (-8), a pesar de que Gallese ha salvado goleadas en distintas ocasiones. ¿Cómo se explica que la selección peruana defienda tan mal? ¿Es un tema de nombres o de sistemas?

Buenos jugadores, malos defensores

Primero, deberíamos comenzar por los laterales. Se trata de un problema histórico en el Perú: nunca hemos tenido laterales de nivel internacional. Sin embargo, el surgimiento de Luis Advíncula y Miguel Trauco, que participaron de la clasificación a Rusia 2018, generó cierta ilusión medianamente justificada. El problema es que ambos jugadores son bastante correctos en ataque y realmente limitados en defensa: en varias ocasiones, Advíncula y Trauco han quedado pagando, habilitando a atacantes rivales por no mantener la línea o simplemente perdiendo las marcas.

Aldo Corzo, la variante por derecha, aporta bastante más en la marca, pero su lentitud es un defecto demasiado importante a la hora de marcar punteros veloces, como se vio claramente ante Ecuador o Brasil en la Copa América. Por izquierda, Marcos López ha mostrado más virtudes defensivas que Trauco, por lo que podría ser una solución en el futuro.

Una dupla central por reconstruir

Después de consolidar una zaga central sólida en el camino a Rusia, con Christian Ramos y Alberto Rodríguez, Ricardo Gareca parecía haber encontrado a los herederos en Carlos Zambrano y Luis Abram, que rindieron muy bien en la Copa América del 2019. Sin embargo, nuevas indisciplinas en el campo del futbolista de Boca lo volvieron a alejar -parece que de forma permanente- de la selección, por lo que el técnico argentino tuvo que buscar alternativas.

Gareca volvió a confiar en Ramos, pero ha quedado claro que su nivel está muy alejado del de años anteriores: es posible que el defensa de la César Vallejo haya lucido mucho mejor de lo que era por la compañía de Rodríguez. De otro lado, Abram no anduvo mal en esta Copa América, pero se quedó en el banquillo en los últimos partidos. Su lugar lo ocupó Alexander Callens, que mostró algunas cosas interesantes, pero está lejos de consolidarse.

En la semfinal frente a Brasil, Gareca propuso una línea de cinco casi inédita, pero el experimento fracasó por completo. El cuerpo técnico de la selección notó, evidentemente, que los problemas en defensa eran demasiado graves y evidentes, por lo que sigue buscando una solución de cara a lo que queda de eliminatorias.

Normas

Para poder comentar debes estar registrado y haber iniciado sesión. ¿Olvidaste la contraseña?