UNIVERSITARIO DE DEPORTES

Universitario: pocas certezas en el reino de la duda

La U tuvo un año correcto en lo deportivo, pero el club sigue hundido en sus problemas administrativos.

Universitario: pocas certezas en el reino de la duda

Pocos hinchas han sufrido tanto como los de Universitario de Deportes en los últimos años. A pesar de ser uno de los dos clubes más importantes del país, la U no ha logrado superar sus inmensos problemas administrativos, con lo que no ha conseguido estabilidad más allá de algunos buenos resultados en el campo, que brindan una tranquilidad más bien efímera.

Este año, la situación no ha cambiado demasiado. Primero, la administración saliente, encabezada por Carlos Moreno, hizo todo lo posible por entorpecer la transición hacia la entrante, encabezada, desde el plano deportivo y como vocero, por Jean Ferrari. Las redes sociales del club fueron confiscadas por la gente de Moreno y hubo enfrentamientos en Campo Mar, entre otras cosas.

Fuera del campo, ha sido una temporada turbulenta. La U tuvo que jugar dos partidos a estadio vacío sin recibir explicaciones coherentes de parte de la Policía Nacional del Perú ni del Ministerio del Interior, lo que dio pie a sospechas de boicot por parte de la administración saliente, algo que nunca se confirmó.

En lo deportivo, el balance del año es bastante positivo. El inicio fue complicado, con un Nicolás Córdova que no pudo sacar lo mejor de sus futbolistas. El chileno dejó el club en mayo y fue reemplazado por Ángel Comizzo, que consiguió levantar el rendimiento del equipo y pelear por el Clausura. La clasificación a la Libertadores sobrepasa la meta propuesta a principios de año, que consistía en mantener la categoría.

Sin Denis, no hubo goles

A pesar de que, con la llegada de Comizzo, la U mejoró mucho sus prestaciones y logró meterse en la pelea por el Clausura, el equipo nunca logró ser el mismo después de la salida de Germán Denis, su goleador. Además de su capacidad anotadora, el veterano delantero argentino era trascendental también para la elaboración del juego en ataque de los cremas.

A fines de agosto, y con la ventana de fichajes cerrada, Denis recibió una oferta de la Reggina, de la tercera división de Italia y, aprovechando una cláusula de salida al extranjero en su contrato, decidió partir. La U se quedó sin su delantero estrella y sin la posibilidad de buscar un reemplazo en el mercado, con lo que le quedaba recurrir a su plantel.

Y ahí empezaron los problemas en el campo. La U fue uno de los equipos menos goleadores del Clausura, en buena medida porque quienes reemplazaron a Denis nunca estuvieron a la altura. En defensa de Comizzo, los cremas no contaban en su plantel con ningún delantero neto con buen promedio de gol. Anthony Osorio dejó claro que no tiene el nivel para liderar el ataque del equipo, y ni Hohberg ni Quintero pudieron anotar tanto como se necesitaba.

A pesar de todo, Comizzo logró que su equipo fuera también uno de los menos batidos. La línea defensiva, conformada por Corzo, Velarde, Quina y Vásquez fue de las más sólidas del campeonato, mientras que José Carvallo tuvo actuaciones extraordinarias que nos hicieron preguntarnos por qué no era el segundo o tercer portero de la selección.

La U logró pelear el Clausura hasta el final, pero tropezó en momentos claves y se dejó pasar por Alianza. De hecho, los merengues estuvieron a punto de forzar un partido extra contra los íntimos para definir al campeón de ese torneo, pero el gol de Cruzado en Moyobamba frente a Unión Comercio les arrebató esa posibilidad.

Un mercado activo y un futuro por resolver

Una vez terminada la Liga 1, y con la U clasificada a la primera fase previa de la Copa Libertadores, todo apuntaba a que Ángel Comizzo renovaría su vínculo con la institución. Sin embargo, las negociaciones se cayeron -el técnico sostiene que se le quiso reducir el salario- y el argentino dejó el cargo.

Poco después, Universitario anunciaba la contratación de Gregorio Pérez, experimentado y prestigioso técnico uruguayo. Se trata, sin dudas, de una decisión acertada e ilusionante de parte de Jean Ferrari, sobretodo por que el equipo se movió rápido en el mercado y fichó a dos delanteros uruguayos -Jonathan Dos Santos y Luis Urruti-, además de Donald Millán, Iván Santillán y Alexander Succar, con lo que se deberían resolver sus problemas de cara al gol.

Por otro lado, sin embargo, la situación administrativa sigue siendo complicada. Hace unos días, el Poder Judicial dejó sin efecto la medida cautelar otorgada a favor de Universitario de Deportes el 17 de abril, que suspendía a Gremco como acreedor principal de la empresa al no reconocer sus créditos. Esto quiere decir que Gremco tiene ahora la potestad de convocar a una junta de acreedores y empezar a manejar el club, aunque la administración actual ha señalado que el Poder Judicial favorece irregularmente a la constructora.

¿Qué quiere decir todo esto? Que no se sabe realmente qué va a pasar con la U en los próximos meses. En el lado deportivo, las cosas avanzan a un paso interesante, digno de un equipo que se está preparando bien para la temporada entrante, con la Libertadores en mente. Pero la situación administrativa es tan incierta que la ilusión generada con Pérez y sus fichajes debe tomarse con pinzas. La U parece ser una bomba de tiempo y el 2020, un año en el que puede explotar.

Torneo Descentralizado

Clasificación PTS PG PE PP
1Alianza Lima 35 10 5 2
2Universitario de Deportes 33 9 6 2
3Sporting Cristal 31 9 4 4
Clasificación completa

*Datos actualizados a fecha 31 de diciembre de 2019