NewslettersRegístrateAPP
españaESPAÑAargentinaARGENTINAchileCHILEcolombiaCOLOMBIAusaUSAméxicoMÉXICOperúPERÚusa latinoUSA LATINOaméricaAMÉRICA

SELECCIÓN PERUANA

2021: El año del renacimiento de la selección peruana

Después de un 2020 para el olvido, Perú dio un salto de calidad en el 2021: está quinto en las clasificatorias y quedó cuarto en la Copa América.

Actualizado a
2021: El año del renacimiento de la selección peruana

El 2020 será, para la gran mayoría de seres humanos, un año para olvidar. La llegada de la pandemia puso en pausa todo tipo de proyectos y detuvo sueños. El Covid-19 destrozó familias, arruinó planes y sumió a buena parte de la civilización en el terror y la desesperanza. La selección peruana de fútbol -aunque sin tragedias de por medio- tampoco la pasó bien: parecía, más bien, que la exitosa era Gareca estaba llegando a su final sin pena ni gloria.

Perú arrancó su camino a Qatar 2022 en Asunción, donde consiguió empatar ante Paraguay con un doblete de André Carrillo, que empezaba a perfilarse como la gran figura de la selección, ante la ausencia por lesión de Paolo Guerrero. Luego de un arranque más bien prometedor, empezaría la debacle: derrota en casa ante Brasil en un partido en el que se jugó bien, pero, además de chocar contra la mejor selección de Sudamérica, a la blanquirroja le tocó enfrentarse a Julio Bascuñán, uno de los peores árbitros de la Conmebol.

Un mes después de la derrota en casa ante el 'Scratch', la selección debió visitar Santiago en un momento político crítico en el país. Tras un golpe de estado parlamentario, los futbolistas intentaron recoger el clamor popular de la gente en el campo, pero cayeron sin atenuantes ante una Chile muy superior. Lo mismo sucedió en la fecha siguiente, cuando Argentina aplastó a Perú en el Nacional.

En junio, cuando faltaban solo días para el inicio de la Copa América de Brasil, la selección recibió a Colombia en Lima: un 0-3 que tenía pinta de cierre de ciclo. Sin embargo, el improbable renacimiento de la selección empezaría en Quito, donde, en las clasificatorias anteriores, se empezó a construir el sueño de Rusia: allí, ante una Ecuador que venía volando, Perú logró sacar un 1-2 que le dio nuevas alas al proyecto de Gareca.

La Copa América, un bálsamo

Días después de la victoria en Quito, la selección viajaba a Brasil para disputar la Copa América. Tras una fea caída en el debut frente al anfitrión, la blanquirroja consiguió superar a Colombia, empatar ante Ecuador y ganarle a Venezuela para clasificar a los cuartos de final, instancia en la que, bajo el mando de Gareca, ya se sentía cómoda.

Allí, tuvo que enfrentar a la durísima selección paraguaya, a la que solo pudo superar por penales luego de un 3-3 en el tiempo regular que le quitó algunos años de vida a la sufrida hinchada peruana. Con Carrillo como gran figura y Lapadula como revelación, Perú había encontrado la fórmula que buscaría repetir en las eliminatorias, luego de caer en la semifinal por 1-0 ante Brasil, su bestia negra, y ante Colombia, en el partido por el tercer puesto. 

La Copa América, ese competencia de la que muchos aficionados renegaron por darse en un año en el que no estaba planeada, en un país que no estaba en condiciones sanitarias como para albergarla, y solo dos años después que la anterior, terminó siendo un bálsamo para Perú: fue, en realidad, la confirmación de que el equipo sí podía soñar con pelearle a todos los países del continente para volver a meterse en la palea por clasificar a un mundial.

El renacimiento en las clasificatorias

Dos meses después de finalizado el torneo continental, Gareca y sus futbolistas tenían algo muy claro: para luchar por la clasificación, tenían que sumar siempre en casa y arrancar puntos de visita. Solo una buena racha podía devolver la ilusión a los peruanos. El primer escollo era Uruguay, en el Nacional. Los charrúas consiguieron empatar luego de ponerse en desventaja, pero la selección dejó una buena imagen.

Luego, superaría por la mínima a Venezuela, otra vez en Lima, pero esta vez jugando bastante mal. Lo importante eran los tres puntos, en una fecha triple en la que se daba por descontado que se perdería ante Brasil. Fue lo que sucedió: 2-0 en Arena Pernambuco con otro arbitraje bastante polémico. En la siguiente jornada triple, la blanquirroja superó claramente a Chile en Lima (2-0) pero cayó en La Paz (1-0) y en Buenos Aires (1-0), lo que la obligaba a ganar en la próxima jornada a Bolivia, en Lima, y a Venezuela, en Caracas.

La revancha ante los bolivianos terminó siendo un repaso. Lapadula volvió a marcar y la selección pasó por encima de La Verde, luego de la dolorosa e injusta caída en el Hernando Siles. El hueso más duro de roer estaba por venir: había que ganar, sí o sí, y luego de 24 años, en Venezuela. Después de 95 minutos infartantes, Perú lo logró, nuevamente gracias al ítalo-peruano y a un gran Christian Cueva. Finalmente, a falta de cuatro jornadas, la blanquirroja se encuentra en el quinto puesto, empatada en puntos con Colombia (a la que enfrentará en la próxima jornada), que se encuentra cuarta.

Los destacados

Es difícil hablar de una sola figura en esta suerte de renacimiento blanquirrojo. En el inicio de las eliminatorias, fue claramente André Carrillo el más destacado, pero luego Christian Cueva y Alexander Callens dieron un inmenso salto de calidad para mantener la racha positiva de la selección. Mención honrosa también para Renato Tapia, uno de los más regulares, y Pedro Gallese, una muralla en el arco.

La revelación

Aquí no caben dudas: la gran revelación de la selección ha sido Gianluca Lapadula. El delantero ítalo-peruano enfrentó sus primeras clasificatorias y Copa América como titular y el saldo ha sido realmente positivo. Ya tiene cinco goles con la blanquirroja y es titular indiscutible en el ataque. Mención honrosa para Callens, al que incluimos en la lista de los más destacados.

Las decepciones

La única razón por la que incluimos a Yoshimar Yotún en la lista de los futbolistas que decepcionaron con la selección es porque nos tenía acostumbrados a un nivel superlativo. De hecho, fue una de las figuras de la Copa América, pero su nivel bajó notoriamente en las eliminatorias. Sigue siendo titular para Gareca, algo que se ha ganado con sus largos años siendo uno de los futbolistas más regulares del equipo. En este apartado, se debe agregar también a Carlos Zambrano, que no aprovechó las oportunidades que le dio el técnico.

Normas

Para poder comentar debes estar registrado y haber iniciado sesión. ¿Olvidaste la contraseña?